thumbnail Hola,

El entrenador del Real Madrid aprovechó la delicada situación del equipo para enviar un mensaje a Florentino Pérez a través de la suplencia de Casillas

La polémica decisión de José Mourinho de dejar a Iker Casillas en en el banco de suplentes viene desde muy atrás. Hay que remontarse al mercado de verano para encontrar el origen de esta situación para notar las discrepancias que ha  tenido el entrenador del Real Madrid con el presidente, en cuanto a la planificación de la plantilla, según asegura Marca.

Mourinho aprovechó el momento delicado del equipo blanco en cuanto a los resultados que ha conseguido en la Liga para enviar un mensaje al máximo dirigente.

El portugués pidió más fichajes durante el verano. Uno de ellos era el jugador brasileño Lucas Moura y el otro un guardameta que pudiera competir con Iker Casillas.

La directiva consideró ambos casos pero ninguno de los jugadores llegó. En el caso del sustituto de Iker, se podía contar con Antonio Adán, un portero que ofrecía garantías. Mientras Lucas Moura acabó fichando con el París Saint-Germain por 43 millones de euros, y el Madrid se dio cuenta que esa cantidad estaba fuera de presupuesto, así que se enfocaron en el fichaje de Modric.

El club respeta la alineación

Las consecuencias empiezan a notarse ahora en varias decisiones que ha tomado el entrenador. Algunas menos relevantes que otras pero la más evidente fue la suplencia de Casillas, pero no ocultó que se debía a motivos técnicos.

Los dirigentes quieren mantener la calma y que respetan las decisiones, apuntan que ni los jugadores ni la prensa las realizarán.

Artículos relacionados