thumbnail Hola,

El conjunto de Mourinho gana apenas un 61% de los encuentros, cuando la temporada pasada acumuló un 81% de victorias. Ha sumado ya una derrota más que en todo el 2011-12.

El Real Madrid recibe este domingo al Espanyol inmerso en la peor crisis deportiva desde que llegara José Mourinho al club de Concha Espina. En Champions quedó clasificado como segundo de grupo después de no poder ganar al Borussia Dortmund, en Copa del Rey tiene que remontar al Celta de Vigo después de caer en la ida de los octavos de final en Balaídos (2-1), y en Liga marcha a once puntos de distancia del liderato, con un partido en La Rosaleda el próximo sábado que genera muchísimo recelo entre el madridismo.

Lo que al principio parecía una mala racha transitoria, producto quizás de la irregular preparación por la Eurocopa, es ya una crisis de fútbol y resultados que no se puede camuflar con nada. No en vano, son ya seis partidos perdidos en cuatro meses, los mismos que en toda la campaña 2010-11, y uno más que en toda la pasada temporada. Demasiados como para ser una casualidad.

De hecho, las comparaciones estadísticas con respecto a años anteriores son especialmente sangrantes, sin dejar hueco a la duda. En las primeras cuatro jornadas, el Real Madrid firmó el peor arranque liguero de los últimos once años, y aunque evidentemente remontaría el vuelo, nunca ha sido capaz de alcanzar los registros de años precedentes con José Mourinho en el banquillo.

De 26 partidos en la presente temporada, el equipo blanco ha ganado 16, ha empatado 4 y ha perdido 6. Esto es, mantiene un balance de un 61% de victorias, que además persiste perenne sin apenas crecer desde hace varias semanas. Un registro notablemente bajo si se compara con el del curso 2011-12, en el que el Real Madrid ganó la Liga batiendo todos los récords posibles: un 81% de victorias entre todas las competiciones. Esto es, si antes ganaba cuatro de cada cinco partidos, ahora sólo gana tres en esa misma proporción.

Pero es que las distancias no sólo son abismales con respecto a la pasada campaña, extraordinaria en todos los sentidos, sino que también lo son comparándolo con la primera temporada de José Mourinho en el Real Madrid, algo más terrenal. Entonces el equipo blanco ganó un 74% de los partidos disputados entre todas las competiciones, 13 puntos porcentuales más con respecto a esta campaña. La diferencia entre un curso mucho más que digno, y su reflejo caricaturizado.

Artículos relacionados