thumbnail Hola,

Mourinho, más distanciado que nunca. El equipo blanco hará un esfuerzo por retener a Ronaldo. Kaká no cierra ya la puerta a su salida del Real Madrid. Así se presenta el mercado.


MOURINHO, MÁS DISTANCIADO QUE NUNCA DEL REAL MADRID

El técnico luso no pasa definitivamente por su mejor momento desde que llegara a Concha Espina. En el aspecto puramente deportivo, se encuentra a once puntos del liderato en Liga, algo que no le había sucedido en su carrera desde que llegara al Oporto, y que en anteriores ocasiones en el Real Madrid le había costado siempre la cabeza al técnico entonces presente. En Champions no ha sido capaz de ganar ninguno de los dos partidos ante el líder, el Borussia Dortmund.

En el vestuario tampoco parece tener a todos consigo. Y es que ha sido esta temporada cuando más pronunciados han sido los desencuentros con miembros como Sergio Ramos o Mesut Ozil. Claro que no han sido las únicas polémicas, pues ha tenido sus más y sus menos también con el Mono Burgos, con los árbitros, con los directivos de la Federación que planean los calendarios, con el entrenador del Castilla, e incluso con su propia afición, que le silbó ante el Alcoyano y cinco días después se encontró al de Setúbal esperando los pitos desde el césped cuarenta minutos antes del comienzo del derbi. Algo inédito, y que no sentó nada bien en la planta noble del Santiago Bernabéu.

Mourinho está más distanciado que nunca del Real Madrid, como se puede ver. Pero también del presidente. No participó ni del acto de inauguración de la residencia de la ciudad deportiva, ni tampoco de la presentación de la biografía de Sergio Ramos. Y mientras tanto, desliza que tendrá que hablar de su futuro con el presidente a final de año, que la temporada que viene no estará parado, y se deja querer por la Premier League (desde la misma sala de prensa del estadio del Manchester City además).

El final del ciclo parece más cercano que nunca. Ni siquiera la totalidad del madridismo confía ya plenamente en que se vaya a quedar en el club blanco la próxima temporada. Si gana la Champions o es capaz de remontar esa distancia en la Liga, se da por hecho que será el propio Mourinho el que abandone el barco, como ya hizo en el Oporto e Inter de Milán. Si sigue sin ganar, se cree que se podría llegar a un acuerdo, como sucedió en el Chelsea.

Con unas elecciones a la presidencia, Florentino Pérez se ha dado cuenta además de lo peligroso que es dejarse arrastrar por un entrenador que, literalmente, ha arrasado allá donde ha ido. Ya no puede permanecer más tiempo en la sombra, dejando hacer. Eso se lo podía permitir mientras los resultados acompañaran. Ahora que no lo están haciendo, no. Y las actuaciones del propio Mourinho vienen marcando un camino que tradicionalmente no es por donde ha deambulado el club blanco históricamente. Cada vez hay mayor distancia entre Mourinho y el Real Madrid. Y seguramente lo sea más aún de seguir todo igual.





REAL MADRID HARÁ UN ESFUERZO POR RETENER A CRISTIANO RONALDO

Cristiano Ronaldo está triste. Así lo dijo él mismo con el mes de septiembre recién empezado. Siente que el Real Madrid no le apoya lo suficiente, no le defiende bastante, no hace suficiente campaña ni lobby por que aparezca siempre entre los mejores. Y además, no ha aceptado la renovación de contrato que lleva tiempo rondando entre agentes del jugador y directivos blancos.

Sin embargo, desde el club blanco entienden que es una situación reversible. Además, saben que el futuro de Cristiano Ronaldo no tiene por qué ir ligado al de José Mourinho. La directiva merengue tiene claro que el ‘7’ blanco es de los mejores jugadores del mundo, un futbolista irrepetible, de los que sería muy difícil suplir, y no quieren dejarle marchar así como así.

Es por ello que quieren mostrarle su apoyo siempre que puedan. De ahí que Florentino Pérez y parte de la directiva le acompañara en la reciente entrega de los Premios Nacionales del Deporte, y la respuesta fue la presencia de Ronaldo en el acto institucional de la presentación de la biografía de Sergio Ramos. En ambos actos se pudo ver a Florentino y Ronaldo en una actitud distendida y cordial, no como sucediera el día que se hizo la foto oficial del equipo.

Y en el plano económico, también estarían dispuestos a dar un nuevo impulso a Ronaldo. Dado el cambio de las condiciones fiscales en España, una renovación ahora supondría para el Real Madrid pagar casi el doble de lo que pagan ahora ya por la ficha del ‘7’ (unos 14 millones de euros). Para ello, el Real Madrid cuenta con el dinero que se puede ahorrar de la ficha de Kaká, al que le queda poco tiempo en el club blanco, aunque eso sí, es reticente a ceder en el plano de los derechos de imagen, compartidos ahora mismo a partes iguales entre el jugador y el propio club. Sea como fuere, habiendo voluntad por ambas partes de entenderse, están destinados a ello.




KAKÁ YA NO CIERRA LA PUERTA A SU SALIDA DEL REAL MADRID

Que Kaká no tiene sitio en el Real Madrid no es un secreto para nadie. El brasileño cada vez cuenta menos para José Mourinho, y a pesar de que esta temporada está cuajando buenos partidos y ha redoblado esfuerzos con entrenamientos en solitario para alcanzar el nivel de sus compañeros, no está siendo suficiente. Kaká no ha sido nunca en el Real Madrid lo que fue en el Milan, y ya nadie alberga la esperanza de que pueda ser así.

Así las cosas, el Real Madrid ya le quiso vender este verano. No lo dijo de viva voz, pero todo el mundo lo supo cuando le citaron en el Santiago Bernabéu a ojos de todos los medios de comunicación para una reunión con los dirigentes. Entonces, ninguna oferta satisfizo las pretensiones del brasileño, que prefirió quedarse en el equipo blanco, aun sabiendo que podría jugar poco.

Sin embargo, la situación ha cambiado en estos cuatro meses. Y es que Kaká ya no se encuentra tan cómodo en el club blanco después de ver que sigue contando muy poco, aunque él se esfuerza mucho más. Y en consecuencia, ya no cierra por completo la puerta a su salida del club blanco.

Incluso, el propio jugador se atrevió a verbalizarlo hace unos días, después del partido ante el Ajax en Champions League. "No sé lo que va a pasar con mi futuro en el Real Madrid. Sigo siendo jugador del Madrid y estoy aquí para lo que necesiten de mí. Está claro que a todos los jugadores les gustaría jugar siempre. Pero no sé lo que va a pasar. Ahora mismo no tengo nada con los Galaxy, la MLS ni nada. Hay que hablarlo con el club, y ya veremos qué pasa, y también lo que quiere el club. Tiene que ser una situación confortable para ambos".

Una versión aparentemente igual que la que ha ofrecido anteriormente, pero no en el fondo. Ya no habla de su deseo de triunfar en el Real Madrid, sino de llegar a un acuerdo con el club. Si hay alguna oferta satisfactoria para todas las partes en el presente mercado invernal, Kaká dejará el Real Madrid este próximo mes, sin dilatarse más este caso.


Artículos relacionados