thumbnail Hola,

El cuadro merengue llega a Vallecas con el fantasma de los ocho puntos respecto al Barcelona. La temporada 2011-12 terminó con sólo dos derrotas. En la actual ya lleva dos caidas.

El Real Madrid juega este domingo ante el Rayo Vallecano en un partido que mide las urgencias del equipo merengue, que en las cuatro jornadas anteriores sumó apenas cuatro puntos. Le ganó al Granada y empató contra el Valencia, pero perdió en dos ecnuentros: contra el Getafe y el Sevilla. Lo que lo dejó en una posición muy incómoda, a ocho puntos del líder Barcelona antes de que inicie la fecha. Pero también acentuada por los asuntos extradeportivos. Ya sea la tristeza de Cristiano Ronaldo, las demandas de José Mourinho, la suplencia de Sergio Ramos, la no celebración de Iker Casillas, la falta de implicación del equipo, etcétera, etcétera.

Una situación de la que se puede aprovechar el Rayo Vallecano, que acostumbra a asfixiar a sus rivales en su estadio a base de coraje y corazón. De hecho, la temporada pasada perdió ante el Real Madrid sólo por una genialidad puntual de Cristiano Ronaldo, al marcar con un taconazo que pasó entre cinco rivales franjirrojos. Y de hecho, el propio José Mourinho ya declaró que no espera un partido fácil en Vallecas.

El fantasma de los once puntos de distancia respecto al Barcelona (ganó ayer) planea por tanto sobre las cabezas del madridismo. Una hipotética derrota ante el Rayo Vallecano que dejaría una irónica anécdota para los libros de historia del club blanco. Y es que, de cumplirse, sería el tercer encuentro perdido para el equipo de José Mourinho en apenas cinco jornadas de Liga cuando en todo el campeonato pasado apenas perdió dos encuentros.

En la Liga de los récords, la que el Real Madrid ganó el título con 100 puntos, el equipo de José Mourinho terminó el campeonato con apenas dos derrotas en su haber: una ante el Levante, y otra ante el Barcelona. Únicamente esas dos. En la presente Liga, ya suma las mismas. Y todos sabían ya que completar un torneo como el que hizo en 2012 era muy complicado, nunca se había hecho antes. Pero seguro que nadie esperaba que a la quinta jornada el camino pudiera haberse torcido ya tanto como dicen los números.

Artículos relacionados