thumbnail Hola,

Luego de la derrota ante Sevilla, el entrenador de Real Madrid se mostró furioso con sus jugadores. "Pocos creen que el fútbol es el centro de sus vidas", disparó.

Hace varios años que el Real Madrid no tenía un arranque de Liga tan flojo. Aunque le ganó la Supercopa de España al Barcelona, los cuatro puntos en igual cantidad de fechas en el torneo local preocupan y mucho a José Mourinho, que estalló luego de la derrota como visitante por 1-0 ante Sevilla.

"Hay pocas cabezas comprometidas y concentradas. Pocos creen que el fútbol es el centro de sus vidas ahora. Y es culpa mía. En el descanso cambié a dos pero quería cambiar a siete", atacó Mourinho con su característica lengua filosa. Además, no tuvo problemas para admitir el mal rendimiento de su equipo a diferencia de otras veces: "Nuestra derrota fue muy merecida. Hicimos un partido pésimo. En este momento no tengo equipo".
 
Cristiano Ronaldo y su tristeza probablemente hayan generado un ambiente incómodo en el vestuario, ya que se rumorea que la relación entre el crack luso y el técnico del Merengue no está en un buen momento. "Falla el espiritu colectivo. Sólo dos o tres cabezas no están como las demás", puntualizó Mourinho, que sin dar nombres posiblemente haya incluido al delantero portugués en su lista imaginaria.

Por último, defendió a Mesut Özil y Ángel Di María, quienes no jugaron un buen partido, incluso el volante argentino fue quien perdió la marca en el gol de Trochowsky. "Di María y Özil no estuvieron peores que otros. Es un equipo sin concentración, sin capacidad mental para sufrir. Los del Sevilla peleaban como si cada balón fuera el último, con una agresividad perfecta. Los nuestros sólo lo hicieron contra el Barcelona", concluyó.

Artículos relacionados