thumbnail Hola,

Fabio Quagliarella anotó tres goles y participó en otros dos en uno de sus mejores encuentros con la ‘Vecchia Signora’. Antes del descanso, el líder ganaba por cuatro tantos

A la Juventus le ha venido de maravilla que los dos rivales que siguieron a la dura derrota contra el Inter de Milán fueran dos conjuntos muy inferiores al vigente campeón de Italia. La sociedad piamontesa empezó a crearse dudas sobre su rendimiento durante esta temporada después el palo del Derby. Habían ganado casi todos los partidos, pero sin jugar a un gran nivel. Ante el Nordsjaelland y el Pescara, la dupla Conte-Alessio ha recuperado a la Vecchia Signora.

Aunque quizás se trate más de un cambio de actitud y la recuperación de la mordiente ofensiva que escaseaba, también se ha notado una variación táctica fundamental para que la Juve haya conseguido en estos dos encuentros recuperar no sólo la posesión continuada sino la peligrosidad ofensivamente hablando. Conte ha dispuesto a Asamoah e Isla (que definitivamente parece haberle quitado el puesto a Lichtsteiner) muy arriba, siempre más cerca de Giovinco y Quagliarella, pareja hoy, que de los tres del centro del campo. Su posición, tan atrevida, permitía tener siempre una opción pegada a la banda que diera respiro a la medular y sorprender de esta manera a la poblada defensa delfina.

La subida de tensión de los jugadores visitantes se notó desde los primeros instantes. La presión de los atacantes fue constante y permitió robar varios balones peligrosos para crear ocasiones de gol. Antes del tanto de Vidal, Giovinco pudo abrir el marcador en dos ocasiones con dos buenos disparos desde fuera del área. En ambos estuvo muy acertado Mattia Perin, que muy poco o nada pudo hacer para evitar la dolorosísima goleada bianconera. En esos instantes iniciales, el Pescara se acomplejó y tuvo miedo a salir con el balón jugado, prefiriendo quedarse atrás, lo que dio muchas facilidades a la Juventus.

Después, en quince minutos se produjo un festival de goles en el Adriático, que tuvo como líder indiscutible a Fabio Quagliarella. El napolitano puso el 0-2 aprovechando una internada de Isla. Éste la puso atrás y Quagliarella no falló en su definición, cruzando el esférico al palo largo. Cuando parecía que iban a seguir cayendo goles para la Juve, el Pescara se animó, alentado por Quintero, su hombre más peligroso. El colombiano estrelló un balón en el palo en un libre directo y despertó al Adriático. A la jugada sucesiva, Cascione remató un centro de Nielsen y dio ánimos a los suyos, pero fue efímero.

Asamoah y Giovinco cerraron el partido antes del minuto 40 de encuentro. El africano comenzó una serie de chilenas que repitió Quagliarella en el segundo tiempo, el que hacía el sexto, y también Marchisio, pero para salvar un gol. Gionvinco marcó de volea tras una pared con Fabio, que después marcaría el quinto justo antes del descanso.

Como es normal, la intensidad del encuentro, ya con 1-6, fue muy baja. Alessio aprovechó para dar minutos a jugadores poco habituales como Padoin, Bendtner y Marrone, dejando claro que toda la plantilla cuenta y que tendrán bastantes minutos a lo largo del curso. El Pescara no consiguió hacer daño en prácticamente ningún momento, ni siquiera cuando entraron Vladimír Weiss ni Ante Vukušić al terreno de juego.

Artículos relacionados