thumbnail Hola,

Dos latinoamericanos combaten por la chapa del goleador con mayor eficacia del fútbol inglés. La diferencia entre el mexicano y el argentino es tan solo de ocho minutos.

Duelo de killers o asesinos seriales futbolísticos. Además del liderato y el orgullo de la ciudad en juego, el Manchester City-Manchester United de este fin de semana en el Etihad Stadium tiene otro aspecto no menor en disputa: el título del delantero más letal en los anales de la Liga Premier inglesa entre Javier Hernández y Sergio Agüero.

Durante el transcurso de la semana, ambos arietes fueron confirmados como tal contabilizando el porcentaje de tantos marcados por minutos jugados, de acuerdo con el portal oficial de los "Diablos Rojos" y la página especializada en estadística Opta.

"Chicharito", que de jugar cumplirá su presentación número 100 con su club, acumula 28 'pepinos' en 3 mil 320 minutos. Promedia un gol cada 119 minutos, es decir, un tanto por cada partido y medio disputado. En cambio, "Kun" detenta también 28 pero en 2 mil 598. Suma uno cada 111', ocho menos que el exjugador de Chivas. Los dos se impusieron a compañeros de posición de talla mundial que en algún momento han desfilado a través de la liga de ese país. Algunos de ellos son el francés Thierry Henry, el holandés Ruud Van Nistelrooy o el inglés Alan Shearer.

Pese a jugar todo el juego del compromiso de Champions League ante Cluj en Old Trafford el pasado miércoles, hay posibilidades de que el mexicano aparezca como sustituto ante el City, debido a la política de rotación empleada por su técnico Sir Alex Ferguson.

Por el otro lado, Roberto Mancini estratega que pudiese estar en vilo su futuro dependiendo de este resultado considera al argentino una de sus piezas angulares dentro de su esquema. Es decir, con 90 minutos y un enfrentamiento directo de por medio, la media de anotaciones de cada uno probablemente se verá afectada y, por ende, las posiciones en el ránking se modificarían o confirmarían.


Por un lado, Agüero disfruta de mayor regularidad y se asoma como titular, lo que le conferirá 90 minutos para anotar aunque, simultáneamente, bajar su promedio en caso de no convertir. Por el otro, "CH14" suele ser usado en los segundos tiempos por "Fergie". En otros términos, si bien su margen para meterla a las redes decrece, su coeficiente es susceptible de transformarse dada la volatibilidad de sus números en la relación minutos-goles.

La suplencia no es un hándicap para el que fuese elegido el mejor jugador de octubre y noviembre por sus propios aficionados. En la presente campaña únicamente ha participado en ocho cotejos y ha venido desde la banca en seis de ellos. Cuatro de sus cinco goles en la Premier los firmó al entrar de cambio. En la novena jornada aportó el del gane ante Chelsea (2-3) tras reemplazar a Tom Cleverley al 65'.

Dos semanas después repitió en el Villa Park (2-3). Ingresó al césped al 46', en detrimento de Ashley Young, cuando local vencía por 2-0. Recortó distancias al 58' y concretó la remontada al 87'. En la fecha 13 igualmente culminó la voltereta frente al QPR (3-1), que se había adelantado en Old Trafford al 52'. A los 59' sustituyó a Paul Scholes y a los 71' situó las cifras definitivas.

Sin embargo, para ello deberá romper con una 'maldición' suya: en sus dos temporadas y media con los mancunianos, nunca ha 'vacunado' a los actuales campeones en un total de siete juegos y apenas 62 minutos disputados. Por ende, en ninguno fue estelar: tres partió como suplente y en cuatro se quedó en la banca. Solo no lo convocaron para la Community Shield del 2011 en función de la leve conmoción cerebral que sufrió en un entrenamiento a mediados de dicho año.

Agüero sí sabe que es castigar al United. En un total de tres encuentros y 255 minutos, les ha clavado un par. Al igual que Hernández, el entonces fichaje estrella de los "Azules" tampoco jugó en la Community Shield por molestias en el pie.

Este domingo, Hernández y Agüero tienen en sí la chance de seguir marcando historia en su aventura por Inglaterra y gravar sus nombres en letras de oro. Ya lo han hecho con sus respectivos logros individuales y colectivos. Van por uno más.


Artículos relacionados