thumbnail Hola,

Mark Robins logró anotar el gol de la victoria del Man Utd ante el Nottingham Forest en la tercera ronda de la FA Cup de 1990. Dicho gol salvó a Ferguson del despido.

Sir Alex Ferguson es, sin ningún tipo de dudas, el manager-entrenador más exitoso en la historia del fútbol europeo. Fergie llegó al Manchester United hace 26 años, tiempo que le ha sido suficiente para conquistar 37 títulos y llevar a los 'Red Devils' a ser uno de los equipos más importantes del mundo. Eso sin mencionar la constante evolución de su ideología, adaptándose a los cambios del fútbol pero manteniendo al United en la cúspide del deporte rey. Sobran calificativos para la fantástica tarea de Sir Alex en Old Trafford.

Pero en el Manchester United no todo ha sido alegría con Ferguson en el banquillo. El club estuvo a punto de despedir al escocés en su tercera campaña ante la presión de los aficionados de los Diablos Rojos, quienes no estaban dispuestos a aguantar otro fracaso de Sir Alex en el club. No fue fácil el inicio de Fergie en el United, ya que en la primera temporada sólo pudo dejar al equipo en la undécima posición de la liga, aunque hay que resaltar que tomó las riendas de un club que estaba en puestos de descenso.

Su segunda campaña fue más aceptable. Logró arrancar la temporada con el equipo y comenzó a darle forma a su proyecto. Sin embargo, la campaña del Manchester United no fue lo suficientemente buena como para lograr ganar el título de liga, el cual se quedó en manos del todopoderoso Liverpool de Kevin Keegan, equipo que logró sacarle nueve puntos de diferencia al United. Otra temporada en blanco. Comenzaba a agotarse la paciencia de los aficionados.

El subcampeonato y el fichaje de Mark Hughes invitaban al optimismo a los hinchas de Old Trafford. No obstante, un pésimo arranque liguero y la temprana eliminación de copa echaron por la borda todas las ilusiones del Manchester United. El ambiente era cada vez más tenso y la destitución del escocés parecía cuestión de tiempo. A eso hay que agregarle la dolorosa goleada que sufrió ante el Manchester City por 5-1. Ferguson tenía la soga al cuello y no parecía tener motivos para creer que el equipo podía salir a flote. Y, en ese momento en el que todo parecía perdido, el United encontró la salvación en la FA Cup.

En la tercera ronda de dicho torneo, el Manchester se medía ante el todopoderoso e invencible Nottingham Forest de Brian Clough. Nadie era capaz de apostar en este partido por el United, ni siquiera el hincha más radical de los Diablos Rojos. El partido fue muy intenso, de gran desgaste y de mucho ritmo. Típico partido del fútbol inglés. El United logró ganarlo con justicia gracias a un precioso centro de Hughes que conectó de cabeza Mark Robins, quien salvó a Ferguson de la guillotina.

La impresionante victoria del Manchester ante el Nottingham le permitió a Ferguson ganarse la confianza de la directiva y le levantó la moral al equipo, que se centró única y exclusivamente en esta competición. Al final, el United logró llegar a la final y la jugó ante el Crystal Palace. Fue un partido espectacular, de ida y vuelta, de goles y de muchas emociones. El tiempo reglamentario terminó 2-2, con Wright y Hughes como figuras del Crystal Palace y Manchester United, respectivamente. En el tiempo extra, fueron estos dos quienes marcaron para sus respectivos equipos y obligaron al replay de la final, el cual ganó el United 1-0 gracias al golazo de Lee Martins.

La conquista de la FA Cup significó el incio de la época más gloriosa en la historia del Manchester United. Desde entonces, Ferguson ha conseguido ganar todos los títulos posibles, desde la Premier League, pasando por la Champions League y terminando por el Mundial de Clubes. Hace casi 23 años de aquel gol de Mark Robins. En ese momento nadie imaginó la trascendencia que tendría haber eliminado al Nottingham Forest. Seguramente, Ferguson tampoco. Hoy hasta tiene una estatua en las afueras de Old Trafford. Las cosas que tiene el fútbol...

http://u.goal.com/232300/232326hp2.jpg

Artículos relacionados