thumbnail Hola,

El delantero inglés confesó que se dejó caer y así consiguió los penales contra Argentina en los Mundiales Francia 1998 y Japón/Corea 2002.

En Inglaterra los hinchas del fútbol tienen una visión muy distinta sobre la simulación y, a diferencia de Sudamérica, condenan el hecho de que un jugador quiera sacar ventaja dejándose caer ante una supuesta falta. Sobre este tema se expresó el delantero Michael Owen en su cuenta personal de Twitter (@themichaelowen) y reveló que él también sacó provecho de esta situación y nada menos que en dos Mundiales.

"Tengo que aceptarlo. Me dieron dos penales en dos Copas del Mundo contra Argentina y en ambas ocasiones podría haberme mantenido de pie", reveló el goleador sobre las jugadas de Francia 1998 y Corea-Japón 2002. En los dos partidos, las ejecuciones terminaron en gol: Alan Shearer convirtió tras una supuesta falta de Roberto Ayala en el estadio de Saint-Étienne por los octavos de final, partido que luego Argentina ganaría por penales. Cuatro años después, en el Sapporo Dome, David Beckham le dio a Inglaterra la victoria desde los 11 metros, tras el penal que le cobraron a Mauricio Pocchettino, en la segunda jornada del Grupo F. Ese Mundial es recordado con tristeza ya que por esa derrota el equipo dirigido por Marcelo Bielsa terminaría tercero y eliminado en primera ronda, luego de no haber podido derrotar a Suecia.

Además, dio su visión sobre los delanteros que sufren infracciones en el área: "Creo que al menos el 75% de los jugadores que se caen por un penal podrían quedarse parados. Rara vez alguien te golpea con una fuerza tal como para tirarte al piso, pero, ¿cuál es la línea que define si es una simulación?", apuntó el exdelantero de Manchester United.

Estas declaraciones fueron a causa de que en el fin de semana se acusó a Luis Suárez y Ashley Cole de simular faltas en el área rival y por eso Owen dio su opinión a pesar de que cree "que los diarios trataron de que criticara a Suárez y Cole". Sin embargo, sabe que sus dichos tendrán repercusión y lo reconoce: "De todos modos, debo admitir que estoy nervioso sobre cómo serán reportadas mañana las noticias. Nunca es lindo leer cosas que uno nunca dijo".





Artículos relacionados