thumbnail Hola,

El enfrentamiento entre Cogorno y Molina, entrenadores que no cierran, la venta de la joya, el silencio de Ayala... ¿Qué pasó con el equipo que era candidato a campeón?

Era difícil imaginar este cuadro un mes atrás, cuando empezó el torneo. Es que la apuesta por la continuidad de Luis Zubeldía y por un proyecto en conjunto con los juveniles, que explotaron durante el último año, más algunos refuerzos, como el regreso de Valentín Viola y la incorporación de Mario Regueiro, hacían imaginar a un Racing candidato o que, al menos, pelearía el torneo hasta las últimas fechas.

Y a todo esto hay que agregarle el descenso de Independiente y el goce de los hinchas. Todo dado para que fuera una fiesta celeste y blanca, pero...

Un sólo punto en cuatro fechas iniciales y la derrota en el partido de ida por la Copa Sudamericana concluyó en una salida esperable de Luis Zubeldía, si se tiene en cuenta que la gente, en su mayoría, nunca bancó el trabajo del entrenador y que la dirigencia está dividida entre los que apoyan a Gastón Cogorno y los que secundan a Rodolfo Molina.

El enfrentamiento dirigencial se encuentra vigente desde principios de este año, allá lejos, por enero. La fractura se inició con la política de ventas del club, ya que mientras los cogornistas querían vender a las jóvenes joyas, como Luis Fariña o Ricardo Centurión, los molinistas pugnaban por quedarse con ellos un tiempo más. Luego, se acrecentó con la muerte de Nicolás Pacheco, el periodista partidario que fue encontrado sin vida en la pileta de la sede del club en Villa del Parque.

Este rompimiento dentro de la CD afecta directamente la actualidad del equipo, ya que ahora llegó una nueva jugosa oferta del Genoa de Italia por Centurión, quien está cerca de irse a préstamo por un año a cambio 1.580.000 dólares con una opción de compra de un poco más de 5.000.000. El volante jugó anoche en la derrota, y posterior eliminación, ante Lanùs de la Sudamericana: fue al banco, entró en el segundo tiempo y, a los 15 minutos de su ingreso, se hizo expulsar junto con Bruno Zuculini, que dejó el campo a los 85' por la misma vía.

Por supuesto que la salida de Zubeldía también tuvo que ver con esta problemática dentro de la Comisión Directiva, pero más evidente se hace con la contratación del sucesor.

Ni Carlos Ischia, quien entrenó a Deportivo Quito entre el 2011 y 2012, ni Claudio Borghi, quien viene de una mala campaña con la selección chilena, cierran como los posibles futuros técnicos. Y en este sentido, es aún más llamativo el silencio de Roberto Ayala, mánager del club, que primero había pedido que se escuchen sus sugerencias para el puesto y luego no volvió a manifestarse publicamente con respecto a este tema.

Futbolísticamente, el equipo sigue sin responder. La Academia está última en la tabla de posiciones, con tan sólo un punto, y quedó rápidamente eliminada de la Copa Sudamericana, a la que tanto le costó entrar y por la que apostaba mucho. En este contexto, y con esta actualidad, es difícil pensar en un equipo que pueda pelear el campeonato hasta el final, sino más bien todo lo contrario.

La institución no da la sensación de tener un norte. Con problemas en todos los frentes posibles, lo único a lo que apunta en el presente inmediato es traer un entrenador que pueda unificar fuerzas y sacar adelante un plantel que aparenta nerviosismo, tanto dentro como fuera de la cancha.

Relacionados