thumbnail Hola,

En un partido trabado se repartieron un tiempo para cada uno. Los mendocinos fueron más en el primer tiempo, mientras que los de Floresta se recuperaron en el complemento.

En la cálida tarde porteña All Boys recibía a Godoy Cruz. De un lado un equipo duro, aguerrido, que se hace fuerte de local y que conoce de memoria su libreto, fruto de los muchos años de trabajo de José Pepe Romero. El Tomba por su parte llegaba como una verdadera incógnita. Finalmente se vería el resultado del trabajo de Martín Palermo tras una pretemporada completa.

Ambos técnicos dispusieron la batalla en el mediocampo, pero mientras que Romero acumuló jugadores para anular el juego rival y después ver qué posibilidades había en ataque, Palermo apostó por ser un poco más audaz y tomar la iniciativa, a través del juego que pudieran armar Alexis Castro y Gonzalo Castellani para abastecer a Mauro Óbolo y a Facundo Castillón. Éste último tuvo en sus pies la primera chance clara de gol, cuando a los once minutos consiguió aparecer solo por el lateral derecho y definir de emboquillada por encima de la salida de Nicolás Cambiasso, aunque el tiro fue despejado por la defensa del Albo. Sin ebmargo el partido entró rápidamente en una meseta. Más allá de sus intenciones Godoy Cruz no podía romper el cerco defensivo del Albo, y además no encontraba variantes en ataque como no fueran los centros pasados o los intentos de jugada individual que indefectiblemente chocaba contra la marca rival.

Los de Floresta por su parte tampoco ofrecían mucho. Oscar Ahumada era el abanderado de la marca, pero luego Elvio Fredrich no lograba conectarse con Luis Vildozo e Iván Borghello. El primer tiempo se pasó entonces con un ritmo verdaderamente tedioso. Baste decir que una de las pocas jugadas de riesgo (un remate de media distancia de Gustavo Stefanatto) nació de un rebote fortuito en el árbitro Silvio Trucco). Parecía que se iban a ir empatados al descanso, hasta que Eduardo Ledesma consiguió ganar en el área de All Boys, dominó la pelota y tocó a ras del piso para Castro que tiró el centro paralelo al arco, a media altura, para que Castillón cabeceara y consiguiera capitalizar el rebote que dio Cambiasso.

El gol le vino bien al espectáculo. Obligado a jugarse, Romero cambió a Fredrich por el colombiano Santiago Montoya Muñoz en el entretiempo y el juvenil le cambió la cara al equipo. All Boys empezó a hacer circular la pelota cerca del arco defendido por Nelson Ibáñez, cada vez con mayor peligro. Antes de los quince minutos el local había generado tres situaciones de gol, siempre partiendo del juego asociado del ingresado Montoya Muñoz con el Memo Borghello. Así nació el gol del empate. Nuevamente el juvenil colombiano y el ex campeón con Newell’s se juntaron y a duras penas Cambiasso logró mandar la pelota al córner. El tiro de esquina terminó en un lateral del que partió el centro al área. Otra combinación de toques terminó con Ahumada rematando desde la media luna a la base del palo derecho de Ibáñez. En los últimos quince minutos los mendocinos quisieron recuperar el terreno perdido, pero tuviero pocas ideas como no fuera algún remate aislado. Tampoco le sobraron luces a All Boys, que sin embargo mostró ganas de llevarse los tres puntos.

Al final fue un empate justo. Godoy Cruz se llevó el premio a su búsqueda en el primer tiempo y All Boys acumuló merecimientos para llegar al empate. Pero ambos tendrán que mejorar la definición, encontrar más variantes de creación, y mantener la audacia a lo largo de todo el encuentro.

Artículos relacionados