thumbnail Hola,

Javier Cantero detalló las diferencias con la exjefa de seguridad de Independiente, a quien ayer le aceptaron la renuncia que había hecho el 24 de enero, antes de sus vacaciones.

La fuerza que mostró Florencia Arietto durante 2012 sorprendió a más de uno en el ambiente del fútbol argentino. La Jefa de Seguridad de Independiente supo luchar contra la barra brava junto a Javier Cantero, presidente del club, pero luego algo se cortó. Arietto estaba de licencia por embarazo y cuando regresó presentó la renuncia: en un principio se dijo que era porque este sería un año difícil y no es aconsejable que una mujer que espera para ser madre pase por situaciones de tensión, pero luego la misma Arietto garantizó que se fue por diferencias con el máximo mandatario del club de Avellaneda.

"Hemos compartido momentos muy difíciles del club y ella fue un pilar. En este año, como Comisión Directiva, armamos una estrategia y era mantener lo logrado: no pagarle a los violentos y no darles entradas. Avanzamos muchísimo en un año y nos plantamos ahí, que aseguro que no es poco. Ella no coincidía, pensaba que teníamos que avanzar más", comentó Cantero en diálogo con En un buen momento por Radio La Red. "Para mí está bien que no peguen y que no haya violencia, pero jugar en una Iglesia, no. Ver el tamaño de una bandera, no. No hay que prohibir el telón porque dicen que abajo venden drogas, sino agarrar a los que la venden", agregó.

El problema se inició porque se levantó el derecho de admisión de dos hombres poderosos dentro de la barra brava que no podían ingresar al estadio de Independiente en ausencia de Arietto y luego de esto sintió que no se respetó su trabajo como Jefa de Seguridad. "Hay que poner derecho de admisión al general y los coroneles que lo siguen. Si el resto no ejerce violencia, está bien", declaró Cantero.

Artículos relacionados