thumbnail Hola,

Mauro Matos contó la horrible historia que le tocó vivir en México, donde lo deportaron por no tener la visa de trabajo cuando llegaba para jugar a préstamo en el San Luis.

Mauro Matos comenzaba el 2013 con la ilusión de un nuevo destino en su carrera futbolística. El San Luis se interesó en él y lo contrató a préstamo por 10 meses a cambio de 600 mil dólares. Hasta ahí, todo normal. Pero cuando llegó a México comenzó la pesadilla. "No nos dejaron pasar en migraciones. Estuvimos 9 horas en un calabozo, con frío y sin comer", contó el delantero de All Boys en Radio La Red. El problema burocrático que surgió es que como no tenía visa de trabajo no lo dejaron ingresar al país y no había nadie en representación del club mexicano en el aeropuerto como para solucionar el asunto.

"Nos trataron como delincuentes en un cuarto oscuro. Estuvimos tres horas incomunicados, vos querías hablarles y te decían 'metete para adentro'. Les dije que soy jugador de fútbol pero creo que no tenían predisposición para nada y cuando alguien no tiene predisposición te tenés que comer lo que venga", manifestó el atacante con un dejo de tristeza al contar que del San Luis nadie lo llamó luego del horror vivido junto a su representante.
"Nosotros no teníamos idea que teníamos que sacar la visa de trabajo, me parece que de eso se tiene que encargar el club que te contrata. Ellos no pueden no saber cuáles son las leyes de México", golpeó.

Además, contó que la odisea no terminó ahí, porque los deportaron y en lugar de enviarlos de nuevo a Argentina, fueron a Bogotá, Colombia, donde estuvieron 14 horas en el aeropuerto. "En Bogotá estuvimos 14 horas en un aeropuerto sin poder movernos con libertad porque si queríamos ir al baño teníamos que pedirle permiso a la Policía que nos custodiaba, parecíamos delincuentes", expresó.

Si bien Matos todavía no tiene claro si se quedará en All Boys o irá al San Luis de México, aseguró que varias cosas deberán cambiar para que el regrese allí: "Yo iba a préstamo por 10 meses pero junto a mi representante pasamos muy malos momentos. Para que vuelva allá se tienen que arreglar varias cosas. Nos ensuciaron, nos tuvieron como si fuéramos delincuentes. Si no me solucionan todo el tema de papelerío ni me limpian a mí como a mi representante no viajo a México". Además, explicó que nunca logró comunicarse con nadie del club que lo había contratado: "No pudimos comunicarnos con el club. La señora de mi representannte se comunicó con el presidente y él le dijo que iba a tratar de solucionar todo por teléfono, pero me parece que algo así no se puede arreglar por teléfono".

Por último se refirió a una posible continuidad en All Boys, algo que no ve con malos ojos: "Si me toca quedarme en All Boys voy a tratar de jugar los últimos 6 meses de la mejor manera para que el equipo se quede en Primera".



Artículos relacionados