thumbnail Hola,

Independiente cerró el año con una serie de siete partidos sin ganar, que lo hundió en la zona de descenso. La pretemporada y los refuerzos, claves en 2013.

El silbato de Pablo Lunati marcó el final de un 2012 convulsionado para Independiente. El último partido para el Rojo en el Torneo Inicial -con el partido frente a Tigre pendiente para el próximo año- culminó en un empate ante Colón, que lo dejará durante el verano en la zona de descenso. Y pese a que faltan seis meses para que la máxima categoría del fútbol argentino expulse a tres equipos hacia la Primera B Nacional, el panorama para el equipo de Avellaneda luce preocupante.

El equipo ahora dirigido por Américo Rubén Gallego sumó solo 36 puntos en 37 partidos disputados en el año, y deberá elevar su rendimiento de manera sustancial para seguir siendo uno de los equipos que nunca descendieron de la Primera División. Además, el club vive constantemente en ojo de de la tormenta, debido a la mediatizada lucha que la Comisión Directiva encabezada por Javier Cantero entabla en contra de los barrabravas.

El Torneo Inicial fue un calvario para Independiente. Solo tres partidos ganados de los 18 jugados, los tres en serie en las fechas 9, 10 y 11, ilusionaron a sus simpatizantes con un equipo que se iba aceitando, con jugadores encontrando su lugar y conociendo algo más a sus compañeros. Sin embargo, solo fue un espejismo de tres semanas. Desde allí, la debacle. Tres puntos de 21 posibles hasta el útlimo empate, ante Colón, condenaron al equipo a pasar el verano en el infierno del descenso.

Independiente comenzará un 2013 plagado de problemas, y el momento futbolístico del equipo no hace más que profundizarlos. El Libertadores de América, ante cada resultado negativo, se vuelca en contra de los jugadores a la salida del estadio, pidiendo la salida de todos. Sin embargo, estos son los profesionales que deberán enfrentar el Torneo Final 2013. Américo Gallego podrá reforzar su plantel con solo dos jugadores, debido a una reglamentación de AFA. El retorno de Rolfi Montenegro, campeón con el Rojo en 2002 -también bajo el mando del Tolo- parece cuestión de tiempo.

A favor de Gallego y sus dirigidos, está el tiempo. La pretemporada será aún más importante que los refuerzos. El espacio para trabajar lejos del clima hostil será clave para recomponer un plantel que cuenta con jugadores importantes, capacitados para dar vuelta esta situación. Además, los equipos que compiten de forma directa por quedarse en Primera, no muestran signos de ser mejores que Independiente. Sin embargo, todos ellos dividen por una menora cantidad de partidos, y encadenando una buena racha de resultados, pueden alejarse de manera considerable. El tiempo será, también, juez y parte en el futuro del Rey de Copas, que vive tiempos violentos.

Artículos relacionados