thumbnail Hola,

El equipo de Alfaro se quedó con los tres puntos ante un Boca relajado por no jugar por nada, y cerró un año extraordinario con una merecida victoria 1-0. Zelaya, el gol.

Boca se enteró en el vestuario que había clasificado a la Copa Libertadores 2013 por el triunfo de su archirrival River ante Lanús 1-0. Y esto parece haber influido en la conducta del equipo de Falcioni a la hora de salir a enfrentar el anteúltimo partido del año ante.

Todo lo que el analista del fútbol puede imaginarse a partir de esto, sucedió: el Xeneize pareció desmotivado, sin entrega y relajado por no tener un objetivo que cumplir. Arsenal, al contrario, encaró el partido de manera diferente aprovechando la pereza del visitante.

El equipo de Alfaro fue contundente con sus delanteros Zelaya y Canales, éste último algo dubitativo a la hora de enfrentar a Orión, por eso no se dio la ventaja para e local. Pero como la sorpresa en el fútbol es algo usual, quien no merecía estar arriba en el marcador, tuvo la oportunidad de hacerlo. Boca se encontró con un penal por una acción de Braghieri, que sin poder controlar un movimiento, se llevó por delante a Erviti. La gente pidió que Rolando Shiavi lo ejecute, el Flaco aceptó pero no pudo con la muralla que representa Campestrini, verdugo de Boca en la Supercopa Argentina hace un mes. Fue lo más emociónate de en Sarandí en la primera mitad.

Idéntico fue el comienzo del complemento. Pero esta vez, Arsenal supo aprovechar su superioridad. Al minuto nomás, Canales desbordó por la derecha luego de un pelotazo de Campestrini, envió el centro y llegó Zelaya en velocidad para cambiar el recorrido del balón y vencer a Orión. Merecido 1-0 para el local, que después del tanto pareció aquel Arsenal contundente del Apertura 2012. Al punto de merecer la ampliación del marcador.

El resto del encuentro fue deslucido, sin emociones y con un Boca que intentó  a partir de la fuerza y no del talento, como sí lo hizo la fecha pasada ente Racing. En ningún momento el equipo de Falcioni hilvanó una situación de verdadero peligro. Campestrini fue el espectador mejor ubicado.

Por la desmotivación del Xeneize al saber que estaba adentro de la próxima Copa Libertadores, y por las claras intenciones del Arse de cerrar un espléndido 2012, los de Sarandí alcanzaron una merecida victoria que encaja con uno de los mejores años en la historia de la institución.

Artículos relacionados