thumbnail Hola,

Lanús sigue ganando y es escolta con Newell's, que empató con Boca y lo dejó afuera de la discusión. Vélez se mantiene firme y Racing se embriagó de alegría en Mendoza, ¿llega?

Una nueva fecha concluyó y en la pelea por el título hubo dos equipos que salieron beneficiados, por sus buenas actuaciones y también por las flojas presentaciones del resto. A Vélez se le complicó ante un Quilmes que lo incomodó pero apareció Facundo Ferreyra para darle la victoria y Lanús superó un obstáculo más y es escolta junto a Newell’s. El Granate le ganó con autoridad a San Martín de San Juan consiguiendo su sexta victoria consecutiva, racha que alcanzó por última vez hace 45 años. Otro que puede quedar como escolta si mantiene el resultado es Belgrano, que no pudo terminar su partido ante Independiente gracias a un par de inútiles que no tuvieron mejor idea que arrojarle bombas de estruendo a Juan Carlos Olave antes de empezar el complemento, cuando el equipo cordobés ganaba por la mínima.

Aunque viene corriendo desde atrás, Racing fue otro de los que acortó distancias gracias al empate entre Boca y el equipo rosarino, pero está a seis de Vélez cuando quedan doce en juego, lo que hace difícil una vuelta olímpica.

En cuanto a los goles, por segunda fecha consecutiva ni siquiera se llegó a los 20. Fueron apenas 16 las conquistas -contando el gol de Belgrano- en una jornada en la que hubo tres victorias visitantes y apenas dos locales. Lo que sí abundaron fueron las tarjetas rojas, aunque ya ni siquiera jugando ante un rival que tiene un jugador menos los equipos pueden sacar ventajas.

El partido: parecía definido, el local dominó durante gran parte del encuentro pero el descuento del visitante a cinco del final trajo preocupación en el banco del dueño de casa, donde el técnico y su ayudante no sólo tienen las mismas iniciales, sino que parecen clones. Lanús no es animador señores, Lanús es candidato. Valeri volvió al nivel que había tenido antes de su excursión por Europa y que aparezca en este momento, cuando la presión influye en la toma de decisiones no es casualidad. Es cierto que el penal magníficamente picado por Romero ni debió haber sido sancionado porque no hubo falta a Castillejos, pero la sorprendente sencillez con la que juega Lanús hay que adjudicársela a su entrenador y si el segundo no llegaba por ese penal, seguramente iba a caer tras algún pase al vacío de Pizarro o Valeri.

El equipo: Ganó su sexto partido al hilo, igualó la línea de Newell’s en la tabla y mantiene viva su ilusión de pegar el zarpazo sobre el final. Por eso, el equipo de Guillermo Barros Schelotto fue el mejor de la decimoquinta, en la que de los que luchan por el título, sólo ganaron Vélez y el mismo Lanús, pero los de Gareca no tuvieron un buen rendimiento a diferencia del Granate, que está claramente en la curva ascendente. En la próxima, Lanús tiene la chance de dejar a Belgrano afuera de la pelea y hasta podría descontarle puntos a Vélez si es que éste no logra derrotar a Boca. El que está ilusionado, que se mantenga en esa postura y el que no, que deje el escepticismo de lado.

El jugador: vacante. Ninguno hizo lo suficiente como para destacarse de la media. Vélez ganó gracias a Chuky Ferreyra, Racing tuvo a los chiquititos Centurión, Vietto y Fariña en una tarde de inspiración pura. Sin embargo, no fueron regulares dentro del partido y aunque hayan sido los únicos que asomaron la cabeza por sobre el nivel del mar, no tuvieron actuaciones descollantes.

El gol: aunque el partido no terminó, Belgrano le está ganando a Independiente 1-0 y queda un tiempo por jugar. Lamentablemente, todos recuerdan las bombas a Olave y las crónicas del cruce en el Libertadores de América hablaron de “inadaptados de siempre” o de “sinvergüenzas”, pero antes que el hecho vandálico, hubo un golazo de Jorge Velázquez que entró al área por la izquierda y cuando la falta de ángulo hacía suponer que tiraría el centro para Mansanelli, definió de zurda, suave, al segundo palo y a festejar.

Todavía hay varios que tienen hances matemáticas, hasta Boca, que puede ponerle dramatismo si le saca un punto a Vélez (ni hablar si le llega a ganar), pero al analizar presente de los equipos que están en los primeros cinco puestos se llega a la conclusión de que difícilmente el campeón salga de un equipo que no sea el Fortín, Newell's o Lanús.

A diferencia de otros países, en estos tiempos el fútbol argentino no transmite demasiado desde adentro hacia afuera, pero sí al revés, porque multitudes siguen dejando todo lo que tienen que hacer para ir a ver a su equipo aunque juegue un día de semana y en horario laboral. Por eso, una vez más, la definición del torneo será apasionante, aunque no haya grandes partidos, enormes actuaciones ni magníficos goles. Hasta la próxima...

 

Artículos relacionados