thumbnail Hola,

Pese a la inestabilidad económica y administrativa, Alianza Petrolera llegó con fútbol a la gran final de la B y por la misma vía se coronó campeón por primera vez en su historia.

Cuando en 2010 llegó la actual junta directiva al equipo a través de la figura legal de Sociedad Anónima, las ilusiones eran muchas: construir un nuevo estadio en Barrancabermeja y consolidar un proyecto deportivo que los llevara a lo que consiguieron hoy, el histórico ascenso a la Primera A.

Sin embargo, las barreras empezaron a aparecer y en el lugar menos esperado, su casa. Según el presidente del equipo, Justiniano Botero, “en Barrancabermeja nos sacaron porque tenían afán, que iban a arreglar el estadio, pero a la fecha no han hecho nada y ahora es un potrero. Tranquilamente pudimos haber jugado todo el año, pero no nos dejaron; nunca tuvimos apoyo”.

Y fue a partir de allí cuando el camino de Alianza Petrolera cambió pero sin desviar su objetivo de ascender. A las oficinas del club llegó la propuesta de hacer de Guarne, Antioquia, su nueva sede. De inmediato, la oferta fue aceptada y con ella llegó una nueva oportunidad, que fue el apoyo de Atlético Nacional a un equipo que a duras penas podía sostener su nómina de jugadores.

Juntos pero no revueltos
Con la misma ilusión de 2010, Botero y su equipo finalizaron 2011 con ADN proveniente de Atlético Nacional. Se cerró un convenio que oficializaba el préstamo de diez jugadores al equipo más el cuerpo técnico, a nombre de Héctor Estrada, quienes serían costeados por la entidad de Medellín.

Días después la Dimayor explicó y aclaró que el acuerdo entre ambos equipos es legal: “tiene un tipo de convenio con sus jugadores pero no está incumpliendo las leyes, todos los jugadores que tiene Alianza Petrolera están legalmente inscritos y no violan la ley”.

Camino a la A
El primer semestre de 2012 no fue bueno para el equipo que terminó en la posición número 15 con 17 puntos de 54 posibles. Con la misma base, pero con Guarne como la casa nueva del club, arrancaron un segundo semestre que terminaría siendo notable para un equipo que estaba en construcción.

Por debajo del Deportivo Pereira que firmó el mejor Torneo Finalización hecho por un equipo en la B, Alianza Petrolera consiguió 34 puntos, una diferencia de gol de +17 y aunque no tuvo buenos rendimientos como local, fue el mejor visitante con 6 victorias en 9 partidos.

Pero para Héctor Estrada y sus muchachos lo importante no era llegar a la cima sino mantenerse. Y eso fue precisamente lo que hicieron en los cuadrangulares finales. A diferencia de Pereira y el mismo América, Petrolera aseguró su paso a la final del segundo semestre al conseguir cuatro victorias en los primeros cuatro partidos.

Con el vértigo digno de jóvenes, Alianza Petrolera se enfrentó y venció a Deportivo Rionegro en ambos partidos de la final.

El momento deportivo más grande en su historia llegó frente a América de Cali. Sin traumatizarse, le vencieron en el Polideportivo Sur de Envigado 2-1 y aunque perdieron en el Pascual Guerrero 1-0, tuvieron más tranquilidad en los cobros de penalti y hoy son los nuevos inquilinos de la A.

ADN verdolaga
En una entrevista el entrenador Héctor Estrada dio a conocer que Juan Carlos Osorio le dio recomendaciones para confeccionar el equipo durante este segundo semestre. De allí que Alianza Petrolera juegue, como Nacional, con tres volantes, dos extremos y un centro delantero, con el objetivo de que “los muchachos se vayan acostumbrando al juego impuesto por el profesor Osorio en Nacional”, concluyó.

Con una nómina de 31 jugadores, el actual campeón de la B tiene un impactante promedio de 21 años, donde el jugador con mayor edad es el arquero Jorge Henríquez de 27 y una de sus figuras, Cristian Palomeque es clase 1994 (18 años).

Días atrás el hoy arquero de Patriotas FC, Julián Viáfara, aseguraba que el mayor problema de América fue desestimar a los “viejos”: “en América salimos varios con experiencia porque, según dijeron, en la B se ganaba con jóvenes ‘metelones’”. Hoy, Alianza Petrolera demostró que sí es un buen camino para ser campeón.

Lo que se viene…
En suma, estamos hablando de un equipo que hizo lo que se debe hacer para ascender. Su inmediato futuro aún es incierto pese a su nuevo cupo en la A. Por lineamientos legales, su sede no puede ser Guarne debido a la capacidad de espectadores que el estadio puede albergar. La opción más clara puede ser el Polideportivo Sur de Envigado, aunque también está sobre la mesa jugar en Bucaramanga. ¿Qué pasará ahora con la nómina del equipo? ¿Seguirán apostando por los jóvenes? ¿Nacional recuperará a sus jóvenes promesas? Lo veremos; mientras tanto, el deporte colombiano debe celebrar el ascenso de un verdadero equipo de fútbol a su máxima categoría.

Artículos relacionados