thumbnail Hola,

Pese a que teme una mala reacción de los hinchas, Rooney está decidido a partir hacia el Chelsea antes de que se cierre el mercado de pases.

Exclusivo

Wayne Rooney sabe bien que entre más tiempo pasa y más tarda su salida del equipo, la relación con los hinchas del Manchester United se tornará cada vez más difícil. Sin embargo, consciente de este riesgo, está decidido a dejar el equipo rojo para llegar al Chelsea, donde lo espera José Mourinho.

El atacante de 27 años parece tener claro esto y lo reafirmará cuando nuevamente se encuentre con su entrenador David Moyes, con quien no se ve desde el 11 de julio pasado, día en el que tuvo que abandonar las prácticas previas a la pretemporada a causa de una lesión.

Y a la espera de esa conversación, el Chelsea, que también sabe cuál es el deseo del jugador, prepara una nueva oferta; con un salario semanal de US$ 300.000 para el delantero y teniendo en cuenta que los 30 millones de dólares, ofrecidos inicialmente, fueron rechazados.

Entonces, un factor importante en la decisión de Rooney de partir, ha sido la reacción de los hinchas en su contra, algo con lo que el jugador no contaba y que se hizo evidente en el desfile por la consecución del título de la Premier League 2012 – 2013, cuando algunos aficionados lo abuchearon. El hecho, se presentó luego de que Alex Ferguson dijera que Wayne había presentado una solicitud formal de transferencia, lo cual fue negado por el mismo goleador.

Aun así, el primer asunto que debe resolver el jugador, es el viaje que tiene el club hacia Escandinavia, donde el equipo continuará con su pretemporada disputando un partido en Estocolmo, Suecia, el 6 de agosto, momento para el cual se supone que ya la lesión debe estar superada. Esta será la primera aparición del delantero frente a los hinchas, luego de lo sucedido en el desfile.

Como ha revelado Goal desde mayo, la intención es clara, después de ocho años en el club, Rooney no ve mucho futuro para su juego en Old Trafford y quiere buscar otro desafío, por lo tanto se ha convertido en un objetivo principal para el Chelsea, que está buscando un delantero de clase mundial. Sin embargo, entre tantas idas y vueltas, la cuestión no parece tener un fin próximo, por el contrario, parece que llegará hasta los últimos días del mercado de pases.

Y si a todo esto, se le suma la “confusión y molestia” del delantero tras los dichos de Moyes, donde se aseguraba que su estadía en el United sería como una posible alternativa de Van Persie, también hay que decir que ambos se comunicaron telefónicamente y que el entrenador aclaró sus comentarios a Wayne, algo por lo cual todos dijeron que la relación entre ellos dos es ‘amistosa’ y el nombre del ex Everton figura entre la lista de quienes viajarán a jugar el amistoso del 6 de agosto.

Entretanto, Ed Woodward, vicepresidente ejecutivo de los Diablos Rojos dio a entender que el club no ha abierto las conversaciones para extender el contrato del jugador, que contempla un salario semanal de casi US$380.000 dólares y que finaliza en 2015. Por lo tanto, eso se traduce en que el club está a la espera de las ofertas que puedan llegar, aunque también hay que tener en cuenta que no piensan en una venta, por lo menos, hasta que llegue uno de los nombres que se han estado buscando y que se convierta en su reemplazante.

Así que mientras esto sucede, los actuales campeones de la Premier League apuntan a una tercera oferta por su objetivo principal, Cesc Fabregas, la cual rozaría los 53 millones de dólares. Y paralelo a esto, David Moyes también piensa en Marouane Fellaini y Luka Modric como posibles alternativas, dejando la situación del delantero y del equipo aún sin definir.

Artículos relacionados