thumbnail Hola,

Ya pasó la emoción de la semifinal y ahora el Atlético Mineiro empieza a organizar detalles para su primera final de Copa Libertadores.

Luego de una emotiva semifinal donde el Atlético Mineiro salió victorioso tras una serie de penales, ‘el Galo’ está listo para afrontar su primera final de Copa Libertadores, sin embargo, algunos detalles aún no concuerdan con lo que pretende el equipo y con lo que han venido haciendo durante todo su recorrido copero.

Según un comunicado publicado por la web de la Conmebol, el partido de vuelta de la final se jugará el próximo miércoles 24 de julio en el estadio Mineirao, lo cual va en contra de las pretensiones del club y los saca de su casa durante todo el torneo, el Estadio Raimundo Sampaio, más conocido como Independencia, en donde disputaron la totalidad de sus encuentros en condición de local.

El comunicado informa de este hecho diciendo lo siguiente: “El 17 de este mes será el primer partido en Asunción, en el estadio Defensores del Chaco y la revancha  será una semana después, el 24, en el estadio Mineirao de Belo Horizonte. Para la final el Galo deberá salir del estadio Raimundo Sampaio, más conocido como estadio Independencia, propiedad del club América donde hizo de local hasta la semifinal”

La decisión asumida por la Confederación, parece basarse en el punto número 4 del artículo 9 del reglamento publicado antes de jugar la edición 2013 de la Copa, ya que en dicho artículo se establece que el estadio que albergue la final debe tener una capacidad mínima de 40.000 espectadores, lo cual obligaría al equipo a salir del estadio Independencia, pues pese a las obras realizadas para el reacondicionamiento del mismo, el campo cuenta con una capacidad máxima de 25.000 personas.

El reglamento parece inamovible en este sentido y aunque los fallos de la Conmebol siempre tienen algunas modificaciones, en este caso es probable que Atlético Mineiro se tenga que adaptar.

“9.4 Cada Asociación Nacional deberá certificar el aforo del o de los estadios indicados para la realización de los partidos. A ese efecto, el o los estadios deberán tener  los  aforos mínimos siguientes: Primera Fase y Segunda Fase (Fase de Grupos): 10.000 espectadores; Semifinales: 20.000 espectadores; Finales: 40.000 espectadores.”

Para el equipo dirigido por Cuca y para la dirigencia de la institución de Belo Horizonte este es un golpe duro y por eso harán todo lo posible por jugar en el Estadio Independencia, pues es ahí donde realmente se sienten locales y donde han logrado un ascenso futbolístico que los metió en la Copa Libertadores, trayéndolos hasta la final.

A partir de la mudanza que hicieron desde Mineirao, cerrado por reformas para la Copa Confederaciones, el equipo de Ronaldinho ha ganado un total de 53 partidos, incluyendo el de ayer, ha empatado 2 en lo que lleva del año y no ha perdido una sola vez. Por eso el esfuerzo de su presidente Alexandre Kalil y la presión de Cuca tienen algo de sentido, pues este es el lugar que los ha fortalecido.  

En cuanto al Mineirao, el estadio fue remodelado para la Copa Confederaciones 2013 y aunque bajo su capacidad, actualmente puede recibir a casi 63.000 personas sentadas, además de lo cual cuenta con todos los avances tecnológicos necesarios para el Mundial. Sus obras duraron alrededor de dos años y medio y costaron 328 millones de dólares, además durante la Copa Confederaciones se disputaron en él tres partidos, incluyendo la semifinal entre Brasil y Uruguay.

Artículos relacionados