thumbnail Hola,

Un pequeño grupo de aficionados del Beitar Jerusalem no aprueba el fichaje de ambos jugadores y ha recurrido a la violencia para expresar su descontento

El Beitar Jerusalem, club de la primera categoría del fútbol de Israel y de gran tradición judía, está en el ojo del huracán de sus aficionados más radicales luego de haber fichado a dos jugadores de origen musulmán.

Desconocidos provocaron un incendio en las oficinas del equipo aurinegro después de semanas de protestas por el fichaje de ambos jugadores, según informó la policía local. Tras las investigaciones realizadas se supo que el incendio fue provocado por un artefacto lanzado en la sede del club.

Trofeos, camisetas históricas y otros recuerdos de los éxitos deportivos del club quedaron totalmente calcinados por la acción vandálica de este pequeño grupo de aficionados, que según el ‘Times of Israel’ “sobrepasó la línea roja en términos de racismo y violencia”.

Saur Sadajev y Gabriel Kadijev, futbolistas chechenos de origen musulmán, tuvieron que ser escoltados por guardaespaldas. En el estadio se pudieron escuchar cánticos como “muerte a los árabes” y “Beitar seguirá siendo eternamente puro”. Se supo que el club pidió ayuda al Estado para luchar contra este minúsculo grupo que pretende manchar la pelota y el espectáculo.

Artículos relacionados