thumbnail Hola,

Rogerio Ceni, capitán y emblema de São Paulo, acusó a los jugadores del equipo argentino de haber originado los disturbios ocurridos en el entretiempo para suspender el partido.

El episodio que produjo la finalización del partido de vuelta por la final de la Copa Sudamericana entre São Paulo y Tigre tiene dos campanas: los jugadores del equipo argentino aseguran haber sufrido una emboscada por parte de los empleados de seguridad, mientras que los flamantes campeones creen que todo estaba premeditado y el fin de los dirigidos por Gorosito era suspender el partido para no salir a disputar el segundo tiempo debido a la desventaja en el resultado.

"Es fácil percibir que esto es algo premeditado", aseguró el arquero paulista luego de los festejos. Lógicamente, la versión que él tiene de lo sucedido no es que sus colegas fueron apaleados por la Policía como si fueran delincuentes, sino que la intención de los jugadores de Tigre era entrar al vestuario local para pelearse con los del Tricolor.

"Hace 23 años que juego acá y nunca hubo un episodio como este. Es una pena, es lamentable. No condice con la grandeza del fútbol argentino", manifestó el portero que más goles tiene en la historia del fútbol. Bajo ningún punto de vista pensó que los empleados de seguridad pudieron haber reaccionado violentamente con el plantel de Tigre y eso se notó, porque ni bien Osses pitó el "final", ni se preocupó y salió a festejar con sus compañeros...

Artículos relacionados