thumbnail Hola,
Vida y fútbol en Israel - Parte III

Vida y fútbol en Israel - Parte III

facebook.com/oscar.guerrero.1671897?fref=ts

Yo creo que las diferencias hacen parte de la esencia del ser humano, por esta razón trato de vivir y compartir cada momento sin importar la cultura o la religión.

PARTE III

Óscar Guerrero delantero bogotano que milita en el fútbol de Israel, aceptó la propuesta de Goal Colombia, de dar a conocer cómo se vive el fútbol en Tierra Santa.

A continuación la tercera parte de este gran especial.

Y aunque muchas cosas han sido extrañas, desde el  primer momento he contado con el apoyo de un gran argentino, Abel, quien trabaja conjuntamente con Meir, mi representante israelí. Él ha sido fundamental para lograr esa transición y es hasta hoy en día uno de los mejores amigos y apoyos que podemos tener al otro lado del mundo.

Después de una temporada cambié de equipo y de ciudad. Fue un momento especial en mi carrera el que viví en el Hapoel Jerusalem; este es un equipo que está buscando renacer y recuperar  el prestigio que tuvo hace muchos años. Quizá su situación de éste club en diferentes casos sea similar a la política o religiosa que tiene Israel y en especial Jerusalén. Por ponerlo en términos sencillos, un equipo que llenaba un estadio se dividió en dos por diversos intereses, así que ahora Hapoel Jerusalem y Hapoel Katamon se encargan de llenar cada uno la mitad.

Llegué a un equipo en el que la atención mediática era mucho mayor y así mismo la responsabilidad de tener buenas presentaciones. El empalme se dio muy rápido, en los dos primeros partidos hice dos goles, el cariño de los hinchas lo comencé a sentir y a disfrutar; siempre recuerdo a la hinchada cantando mi apellido pronunciando “Gueguegooo”. Con este equipo estuvimos cerca de los primeros lugares, entramos en las finales e hicimos una buena temporada.

Estar en éste equipo y en ésta ciudad, me hizo compartir y vivir en un nivel más profundo la religión Judía, acostumbrándome a ver como en el camerino antes de un entrenamiento o de un partido, estaban tres o cuatro jugadores orando, vestidos con un “Talit” (traje especial) y usando algunos elementos como la “Kipá”, que es como un gorro que cubre parcialmente la cabeza y el “Tefilín”, dos correas de cuero que se sujetan una a la cabeza y otra en el brazo izquierdo. 

Sin duda alguna vivir en Ierushalaim (como se pronuncia Jerusalén en Hebreo) fue muy especial, ya que tuve la oportunidad de disfrutar cada rincón de la ciudad, de conocer decenas de lugares históricos, religiosos e importantes para la humanidad. A lo mejor esto ha sido uno de los mejores aprendizajes que he podido tener en mi experiencia de vida a través del fútbol.  Yo creo que las diferencias hacen parte de la esencia del ser humano, por esta razón trato de vivir y compartir cada momento sin importar la cultura o la religión.

Artículos relacionados