thumbnail Hola,

En medio de un partido cerrado a pesar de las oportunidades para cada equipo, el arquero Luis Delgado tuvo la concentración y tranquilidad que se necesita en una Final.

Luis Delgado encarna las angustias de 24 años sin título local para los hinchas de Millonarios; encarna sus lágrimas y hoy es símbolo de felicidad y gloria.

El exjugador del Real Cartagena cumplió con gran efectividad todos los retos que en este semestre tuvo, a causa de la lesión de Nelson Ramos. Jugó 18 partidos, entre ellos la mayoría de Copa Sudamericana.

Hoy, ante Medellín, era notable que vivía emociones máximas y aunque por momentos se le vio inseguro, siempre lideró la defensa junto a Pedro Franco.

La cumbre estaría en los penaltis y no solo porque tuvo la mejor tapada de su vida, sino porque contó con lo que se necesita para cobrar con eficacia un decisivo penalti.

A sus 32 años se puede decir que a Delgado el éxito le llegó tarde. Hoy solo piensa en su mujer, que padece una grave enfermedad, y de allí que haya dedicado el triunfo "a todas las mujeres que, como la mía, luchan día a día por su vida".

A final de cuentas Luis Delgado cumplió con lo que se esperaba de él. Cuando Nelson Ramos se lesionó, el mundo "azul" sabía que no había problema: estaba Luis Delgado tal cual como cuando fue titular indiscutido antes de la llegada del propio Ramos. Hoy, Delgado, es el nuevo ídolo "azul".