thumbnail Hola,

El arquero de Medellín, Leandro Castellanos, ha sido más que determinante para que Medellín llegue al punto en el que está. Sin duda, el "mimado" de Hernán Darío Gómez.

Bien sabemos que en los equipos del "Bolillo" impera una clásica frase del fútbol: "ante todo en un equipo, un buen arquero". Y sin duda alguna Leandro Castellanos responde partido a partido a las exigencias que un equipo defensivo como el DIM demanda. Pero en él, no es raro.

Leandro Castellanos nació el 9 de marzo de 1984 en Toledo, Norte de Santander, y a la edad de 16 años comenzó su carrera profesional en el Cúcuta Deportivo. Luego de seis años tratando de buscar consolidación en otros equipos, Castellanos regresó a Cúcuta en 2006 para estar en el ciclo de Jorge Luis Pinto.

Allí se destacó como uno de los mejores arqueros del fútbol colombiano, más aún con el título local que consiguió en ese mismo año.

Castellanos, que ha sido uno de los mejores arqueros que ha dado Colombia en los últimos años, ha sido subvalorado, quizás gracias a su bajo perfil.

En 2011 fichó por América y el mismo año pasó a Deportivo Cali. En medio de la preferencia de los técnicos por otros arqueros y sus lesiones, Castellanos pasó dos años que pudo haber mejor utilizado, dado que rechazó varias ofertas para jugar en el extranjero.

Ahora, en Medellín, volvió a encontrar su puesto en el mundo. Hoy nadie pone en duda que volvió a ser de los mejores y a sus 28 años parece que entró a la etapa madura de los arqueros.

Bajo el mando de Hernán Darío Gómez, Castellanos ha tapado en 24 partidos y sólo ha recibido 16 goles, pero más allá de eso es un jugador vital para el sistema táctico de su equipo, más que nada porque es el líder de una defensa con promedio de edad bajo.

Artículos relacionados