thumbnail Hola,

A pesar de que los resultados no se le dan, Envigado juega bien. Eliminado del torneo, espera sumar puntos para comenzar el siguiente sin el acoso del descenso.

"Me voy a tomar unos aguardientes a ver qué pasa...", fueron las palabras de Pedro Sarmiento después del partido frente a Atlético Nacional donde perdieron sin merecerlo debido al gran juego en conjunto que los "naranjas" mostraron. Ahora, frente a Once Caldas, quieren dejar su orgullo en alto.

Néider Morantes, el ícono de Envigado, dijo que "Todos queremos meterla y ojalá estemos más finitos para sacar los resultados. Juagamos bien y perdimos. El fútbol es así, pero tenemos que echar para adelante".

Y es que si frente a Nacional se encontraron con una gran promesa como Cristian Bonilla, esperan que el veterano Juan Carlos Henao no tenga una buena noche y así conseguir tres puntos que les levante la moral: "Envigado no cambia su estilo de juego y siempre genera opciones de gol, desafortunadamente no estamos claritos para convertir", dijo Morantes.

La otra cara de la moneda la tiene Once Caldas, que después de estar en el infierno con cinco partidos perdidos en línea, los últimos seis puntos conseguidos aumentan la confianza de un ciclo que apenas comienza. Según su entrenador Ángel Guillermo Hoyos, la preocupación va por el estado físico: "estamos sentidos ahora porque la nómina es corta. Tenemos 34 jugadores, pero la mayoría son jóvenes, más las sanciones, las lesiones y las expulsiones, hay que ponerlos. Hoy sentimos el desgaste físico y no es fácil".

"Estamos contentos porque la estábamos pasando mal. Los chicos están disfrutando el momento luego de la serie de derrotas que traíamos. Si uno a esta edad lo golpean las derrotas, qué se puede esperar de esos chicos de 18 ó 20 años. Para ellos es más duro", concluyó el argentino.

Artículos relacionados