thumbnail Hola,

El técnico argentino consolido con trabajo serio y disciplina, una de las mejores selecciones Colombia de los últimos tiempos y mantiene viva la ilusión de ir al mundial.

José Néstor Pékerman

Nació el 3 de septiembre de 1949 en la Provincia de Entre Ríos, Argentina, de donde se mudó con su familia a la capital, Buenos Aires, a los doce años de edad.

Su carrera como futbolista activo fue realmente corta, pues a los 28 años la debió truncar debido a una seria lesión de rodilla. Integró el equipo de Argentinos Juniors con el que debutó en 1966 y posteriormente fue transferido al Independiente Medellín, conjunto en el que concluyó su carrera en 1978.

Como director técnico inició su carrera conduciendo las divisiones inferiores de Chacarita Juniors, de allí paso a manejar las inferiores de Argentinos Juniors y del Club Colo Colo de Chile. En 1994 ganó la convocatoria de AFA para dirigir la Selección Nacional Juvenil a la que condujo, con una gran habilidad y disciplina, a ganar 3 campeonatos mundiales juveniles (1995-1997-2001), dos campeonatos suramericanos Sub 20 (1997-1999) y un Torneo Esperanzas de Toulón Sub 21 en 1998.

En 2004 tomo el mando de la Selección Argentina que posteriormente clasificaría la mundial Alemania 2006 donde obtuvo el quinto lugar. Después de esta experiencia renunció aduciendo el fin de su ciclo al frente de la selección nacional.

En México dirigió a los Diablos Rojos del Toluca entre 2007 y 2008 y después a Los Tigres de la UANL.

En enero de 2012 llega al dirigir la Selección Colombia de Mayores con resultados hasta ahora indiscutidos, ha obtenido entre partidos por eliminatorias al mundial de Brasil y amistosos, un total de 6 victorias, un empate y tan solo una derrota por 1-0 frente a Ecuador en Quito.

Con una personalidad muy tranquila pero un poco solitario, Pékerman es un personaje obsesivo con su trabajo y exigente con los resultados, ha demostrado que con disciplina y esfuerzo se puede llegar lejos y lo más importante que ha logrado es devolverle la confianza y la credibilidad a la afición del país, que ve partido tras partido, mucho más cerca la ilusión de regresar a un mundial.

Artículos relacionados