thumbnail Hola,

Los altos precios de la boletería para la final del domingo han causado polémica, sin embargo la pasión del hincha alcanza para pagar precios aún más altos por asistir al partido.

La pasión de los hinchas mueve el fútbol, el hincha es la razón de ser del deporte rey, cada jugada, cada, atajada y cada gol, cobran sentido cuando la barra grita salta, sufre y celebra, esta pasión que se podría decir mueve montañas, es aprovechada por quienes ven el deporte como negocio y aprovechan para hacerse su agosto, cada vez que un evento como la final, que se viene el domingo les da la oportunidad de ganarse un dinero a costa del amor del hincha por el equipo.

Si de antemano, el precio de la boletería para el partido final de la liga Postobón, entre Millonarios y Medellín había causado polémica por haber aumentado los precios habituales en un 600 %, a lo cual las directivas del club Albiazul argumentaron diciendo que la mitad de la taquilla será destinada a pagar los premios a los jugadores, la otra cara de la polémica está en la reventa.

Si la venta era inicialmente para abonados y socios, como premio por su fidelidad, ¿cómo se puede explicar el hecho de que en Internet ya se consigan boletas originales para todas la localidades en el Campin?

Aunque es mejor no especular, si se debe reevaluar el sistema de asignación y venta de boletas para favorecer al verdadero hincha, no para que la ida al estadio a alentar al equipo se le convierta en un calvario y en un imposible, desde el mismo momento de adquirir la boleta a precios astronómicos que superan inclusive los precios de eventos deportivos de talla mundial.

Se aproxima la gran final y el domingo en la noche solo importará quien se llevó el título y cual pasión, sin importar el precio, podrá levantar los brazos y gritar, ¡¡¡CAMPEONES!!!

Artículos relacionados