thumbnail Hola,

El exfutbolista dijo que la lesión de rodilla que sufrió hace algunos meses habría sido una señal divina de que debía abandonar el fútbol y dedicarse a la actividad religiosa.

En entrevista con el diario El Espectador, el ex selección Suiza dijo que según sus convicciones, jugar los días sábado era pecado y que la lesión de rodilla sufrida hace algunos meses era una clara señal divina de que debía abandonar el fútbol y la vida de lujos terrenales, para dedicarse a ayudar a las personas de su credo que lo necesitaran, fue así como vendió su vehículo ostentoso y sus propiedades en Santa Marta para definitivamente instalarse en Campoalegre Huila.

Vonlanthen se convirtió al Adventismo luego de conocer a su suegra quien le inculco los valores de esta religión y paulatinamente le fue convenciendo de el poder de Dios en la tierra.

-“Predijo que Pierre van Hooijdonk, mi técnico en ese entonces, me odiaba, que iba a hacer hasta lo imposible por sacarme del camino; yo también lo había percibido. Me dijo entonces que debía combatir el mal con el bien, y le tuve paciencia. Pensé entonces: ¿por qué ella va a saber lo que estoy viviendo acá en Holanda? ¡Tan lejos! Y es que Dios apareció en sus sueños para advertirme y convencerme de su poder. Pues eso me ayudó muchísimo para ganar luchas personales después”.

¿Cuáles luchas personales?

“Yo era muy explosivo, ¿sabes? De hecho fue por ese carácter que me fue bien en Europa. Pero tuve choques, peleas, discusiones con técnicos. Me pusieron el sello de rebelde”.

¿Llegó a los golpes con alguien?

“No, no. Pero las palabras hacen más daño que los golpes. Pasé por traiciones y discusiones, más bien. Entonces llegó el amor por la palabra de Dios. Me sentí dividido en un mundo donde no podía hacer lo que mi corazón sentía. No sé cómo explicarlo, pero me sentí llamado y amado por Él. Entonces no sentí miedo por dejar un entorno que me dio tantos privilegios físicos”.

Su padre por su parte, dice que el ex jugador se enloqueció, que esta obsesionado con la idea de que el mundo se va a acabar y agrego además, que después de tomar la decisión de convertirse en predicador, se olvido por completo de él y de dos hermanas que antes ayudaba económicamente.

"Estracto de la entrevista del Diario El Espectador"

Relacionados