thumbnail Hola,

Uno de los últimos goleadores del fútbol argentino habló en exclusiva con Goal.com de su presente, de Gareca y mucho más...

No parece muy amigo de los micrófonos, las cámaras o los grabadores. Tiene una mirada extraña, como perdida. Es de pocas palabras, pero tiene una humildad muy marcada. Prefiere decir lo justo, sin demasiados arreglos. Con esa sencillez para decir, es la misma que aplica cuando pisa el área. Facundo Ferreyra, con 21 años, se convirtió en el pibe de los sueños. Pasó de estar en una situación compleja con Banfield, a ser el goleador de Vélez, el campeón del fútbol argentino.

“Estoy contento por haber elegido Vélez. Era una decisión que debía tomar, dije que sí en su momento y por suerte las cosas salieron bien”. Así de contundente. Como cuando está frente a un arco rival. Sabe de sus cualidades, pero siempre reconoce a sus compañeros. En Liniers encontró un lugar y desde allí se proyecta al mundo, ya que desde Italia ya lo tienen bajo la lupa. Los dirigentes de Vélez saben que podrán retenerlo hasta junio próximo, aunque conocen que Inter y Roma ya hicieron saber su interés por el goleador, por Chucky, como se lo conoce a Ferreyra en el mundo de la pelota.

-Cuando mirás todo lo que te pasó en seis meses, ¿Qué sentís?
-Es algo muy extraño. Arreglé mi contrato un día y dos días después estaba en la lista de los concentrados. Todo se me hizo más fácil por el equipo y el grupo que tiene Vélez. Yo estoy muy agradecido por cómo me trataron desde que llegué. Tanto los dirigentes como los hinchas.

-¿Cuánto tuvo que ver Gareca en todo eso?
-La verdad es que desde que llegué al club que él me ayudó muchísimo. Yo no estaba muy bien de ánimo, venía del descenso de Banfield y eso me golpeó mucho. Pero el técnico supo qué decirme y eso me ayudó para recuperar mi nivel.

-Tanto que fuiste el goleador del torneo…
-Me pone contento, pero no es algo en lo que estoy pensando. Siento que no es importante que los haga yo, si los hago mejor, pero lo que me importa es que se marquen goles para ganar. Para que yo pueda convertir hay todo un equipo que se esfuerza para que alguien termine las jugadas. Y también un grupo que se mata para que no nos conviertan.

-¿Fue todo demasiado intenso para vos?
-Hay que disfrutar de las cosas, porque en el fútbol no son muchos los momentos de este estilo. La pasé mal en el semestre del descenso con Banfield, nos sabía qué quería hacer con mi vida, si me quedaba en el país o me iba a Europa. Pero Vélez me dio confianza y por suerte todo salió perfecto.

-¿Ahora están obligados a ir por más?
-Vélez siempre es candidato a todo. Los últimos años siempre estuvo en los primeros puestos. Creo que si mantenemos la intensidad y la solidez vamos a estar arriba nuevamente. En lo personal voy a hacer el mayor sacrificio para el equipo, con goles y si no puedo convertir, corriendo o tratando de jugar.

Artículos relacionados