thumbnail Hola,

El campeón fue Boca e involucró a 186 equipos de las 24 provincias. Con algunos errores organizativos y cambios sobre la marcha, la copa terminó en agosto, después de lo previsto.

La AFA, y Julio Grondona en particular, tenían un viejo anhelo. Recrear la Copa Argentina, un torneo bien federal, que involucrase a equipos de todas las provincias y categorías. Este torneo ya se había disputado en dos ocasiones: 1969 y 1970. La primera edición fue ganada por Boca, y la segunda se declaró desierta o vacante, ya que San Lorenzo y Vélez, los finalistas, empataron el primer partido 2-2 pero nunca jugaron un partido desempate.

Con estos antecedentes, y con el aliciente de que River estaba en la B por primera vez en su historia, la AFA puso en marcha esta nueva edición de la Copa Argentina, la 2011/12. La idea era que participen todos los equipos de las categorías directamente afiliadas a la AFA (Primera División, B Nacional, B Metropolitana, Primera C y Primera D) y a ellos sumarles los equipos de los torneos Argentino A y B. La Rioja y Tierra del Fuego, que no tenían ningún club participando en esas competiciones, fueron beneficiados con un cupo para cada provincia, a modo de invitación y para que las 24 provincias estuvieran representadas.

El torneo se dividió en dos grandes fases, la Inicial y la Final. En la fase inicial, se jugaron cuatro rondas de eliminatorias, por un lado los equipos del interior y por el otro los de la zona metropolitana. Participaron todos los equipos salvo los de Primera A y la B Nacional. Esa Fase Inicial clasificó a 24 equipos, doce del interior y 12 del área metropolitana. A ellos se sumaron los 40 equipos que participaban en las dos categorías mayores.
La Fase Final comenzó en noviembre de 2011 con los treintaidosavos de final. Luego de tres rondas de eliminación directa, a partido único, quedaron los ocho cuartofinalistas, con sus cruces ya definidos: Rosario Central - Boca; Deportivo Merlo - Tigre; San Lorenzo - River y Atlético Tucumán - Racing. Boca y Deportivo Merlo ganaron sus choques y se enfrentaron luego en semifinales, donde el Xeneize se impuso por penales, clasificándose así para la final.

Del otro lado de la llave, los semifinalistas fueron River y Racing. Boca ya le había ganado a Merlo por lo que las expectativas estaban puestas en una posible final ante River, un superclásico casi soñado para la AFA, ya que River estaba participando de la B Nacional. Pero Racing apareció para aguar la fiesta y eliminar al equipo millonario. Boca y Racing, entonces, sería la final.

Como el equipo por entonces dirigido por Julio Falcioni había llegado a la final de la Copa Libertadores, se decidió posponer la definición de la Copa Argentina para agosto, con la nueva temporada ya iniciada. Así fue que el 8 de agosto en el estadio Bicentenario de San Juan se jugó la tan mencionada final. Boca se impuso por 2-1 con goles de sus dos tanques, Santiago Silva y Lucas Viatri. Valentín Viola puso el insuficiente descuento para la Academia.
Como todo nuevo torneo, la Copa Argentina tuvo varios puntos a favor y otros en contra. A favor, al federalismo, y la emoción para los equipos más pequeños y de las categorías menores de poder enfrentarse ante los gigantes de Primera División. En contra, la falta de organización y planificación, y la idea concretada de llevar partidos a las provincias, evitando que varios hinchas de equipos chicos pudieran presenciar en su cancha o en la de los grandes (como sucede en España, Inglaterra, etc) los partidos más importantes para su institución. Por caso, Boca-Deportivo Merlo se jugó en Catamarca y Racing - El Porvenir, por los treintaidosavos de final, se jugó en San Juan, y estos son solo dos ejemplos de algo que fue moneda corriente.

La obtención de la Copa Argentina le dio a Boca el pasaje a la Copa Sudamericana y la posibilidad de jugar ante Arsenal, ganador del Clausura, un partido único que consagraría al campeón de la Supercopa Argentina. La idea de esta copa era enfrentar al campeón de la temporada con el de la CA. Boca había ganado el Apertura, y Arsenal el Clausura, por lo que los de Sarandí no tuvieron que jugar para clasificarse, algo que para algunos fue injusto, porque Boca disputaba la Supercopa por doble mérito, habiendo ganado el Apertura y la Copa Argentina. De todas maneras, Arsenal se consagró luego de ganar por penales el partido jugado en Catamarca y que había terminado empatado 0-0.

Artículos relacionados