thumbnail Hola,

Tras cuatro años gloriosos al frente del Barcelona, el catalán decidió que su etapa en el banquillo azulgrana había finalizado en junio de 2012

Pep Guardiola. Poco hay que saber de fútbol para asociar este nombre al éxito, sea cual sea nuestra opinión o nuestra tendencia futbolística.

Guardiola llegó en el proyecto de Joan Laporta en 2008, tomando el relevo de Frank Rijkaard, con un contrato de 2 años. Una apuesta valiente pero con muchas dudas, sin experiencia y con la expectativa de saber cómo soportaría la presión en un banquillo.

El inicio no fue fácil y su primer partido acabó con derrota en Soria, 1-0 ante el Numancia. La cosa no siguió bien, pues una semana después, Garay rescataba un punto para el Racing en el Camp Nou. Las críticas salieron a la luz, pero Guardiola y el destino del Barcelona no se separarían tan pronto. El Barça arrasó 1-6 ante el Sporting y empezó una espectacular racha de partidos que le valieron ganar la Liga. Ese misma temporada, el Barcelona logró ganar la Copa del Rey ante el Athletic (4-1) y la tercera Champions del club, ante el Manchester United (2-0).

Triplete para empezar, pero no para acabar. La temporada acabó, pero 2009 aún reservaría muchas alegrías al joven e inexperto entrenador. Tras lograr la Supercopa de Europa (1-0 ante Shakhtar) y la Supercopa de España, el Barcelona logró su primer Mundial de Clubes, con una remontada épica sobre la bocina y un histórico gol de Messi 'con el escudo'. Y fue entonces cuando la serenidad, la calma y los valores de Guardiola se desplomaron, rompiendo en lágrimas por haber entrado en la historia.

Los títulos son palabras mayores en el fútbol,y en enero de 2010 logra el Balón de Oro con la mayor diferencia de puntos sobre el segundo desde que se entrega el galardón. Ese año consiguió su segunda Liga consecutiva

Y entonces llegó Mourinho, el enemigo del Barcelona, para desarbolar el Barcelona de Guardiola. El portugués ha disfrutado viviendo en los contínuos ataques 'sutiles' al equipo que en su día le ninguneó. Pero a Guardiola no le afectó. En su primera visita al Camp Nou, el Barcelona de Pep ganó al Madrid de Mou por 5-0, en uno de los partidos que pasarán a la historia del fútbol moderno, además de por el marcador, por el espectáculo blaugrana en el césped.

Guardiola siguió cosechando éxitos y se llevó la tercera Liga consecutiva. El duelo pasó del campo a la rueda de prensa, donde Guardiola y Mourinho se convirtieron en más mediáticos que Messi y Cristiano Ronaldo. Guardiola aguantó durante meses los constantes ataques desde Madrid, hasta la semifinales de la Champions League 2011. Ese día, Guardiola dio una lección ante la prensa, con su famoso 'puto amo'. Al día siguiente, el Barcelona ganó 0-2 para encarrilar la eliminatoria, que fue la antesala de su segunda Champions League, otra vez ante el United.

Pero toda etapa tiene un final, y Guardiola decidió poner punto y final a la suya en Can Barça. 4 años y 14 títulos después, uno de los mejores entrenadores de la historia decidió que quería pasar tiempo con su familia, que no tenía nada nuevo que ofrecer y que otro lo haría ya mejor. Sin embargo, no cerró la puerta a su vuelta...

Artículos relacionados