thumbnail Hola,

El nuevo DT de Boca Juniors es un viejo anhelo de la afición americanista que ha soñado muchas veces con tenerlo como entrenador de las Águilas.

El 'Virrey' es más que un viejo suspiro para una afición que nunca lo ha olvidado, a pesar de jamás haber tenido una estrecha relación.

Hoy con la llegada de Carlos Bianchi a Boca Juniors, se reaviva el deseo no consumado de los seguidores americanistas que han deseado como el más feroz hincha boquense la llegada del 'Virrey' a Coapa.

Todo empezó tras la primera salida del argentino del equipo argentino, por allá de 2001. Pocos en México sabían del talento y olfato ganador de Bianchi hasta que Boca Juniors echó al América de la Copa Libertadores de 2000 en las semifinales del torneo. Un año más tarde, la figura del entrenador se hizo más grande cuando los 'xeneizes' derrotaron a Cruz Azul en la final del torneo sudamericano.

Para ese entonces, las Águilas sufrían de una sequía de más de 10 años sin ganar un título. Así, la sombra de un entrenador ganador y exitoso emparejaba su figura a la de una institución de poder que podía afrontar el sueldo del argentino.

Fue en el 2002 cuando el primer rumor llegó. No fue por un título o declaración de Bianchi, sino por la aparición del 'Virrey' en la cadena Televisa, dueña de las Águilas del América, durante la Copa del Mundo de Corea-Japón.

Muchos americanistas deseaban que entre los foros de televisión, los 'prompters' y 'chícharos' del estudio donde Bianchi analizaba la Copa del Mundo, algún directivo americanista se acercara al entrenador buscando su contratación.

Tal vez ocurrió, tal vez no. A lo mejor el proyecto le interesó pero el costo de su fichaje era muy alto, a lo mejor era todo lo contrario. Lo cierto, es que ese fue el momento en el que la ilusión americanista  se inundó con la llegada del argentino.

'Si estuviera Bianchi', 'Con Bianchi ganaríamos', 'Ojalá venga Bianchi', 'América le podría pagar a Bianchi'. Todas esas frases se escucharon de la boca de quienes lo querían alejar de Boca y que se encontraban vestidos de azulcrema en México.

No se dio. No llegó. Y regresó a Boca. ¿A qué? A ganar más títulos.

El interés en Carlos Bianchi se enfrió. En parte por el campeonato que Manuel Lapuente le dio a las Águilas. Pero la sed americanista iba más allá de un título y por ningún lado querían pasar más de 10 años nuevamente sin él.

Por lo mismo, cada que Bianchi era contratado por Televisa para analizar algún torneo importante, los rumores se disparaban con un 'quizá' o un 'ahora si'.

Nuevamente en 2006 llegó el hambre y la necesidad. Bianchi ya se había ido otra vez de Boca, incluso, también se fue de boca con el Atlético de Madrid.

A la baja, era hora de regresar a la carga. Los resultados en aquel entonces invitaban al esfuerzo por contratarlo, Bianchi estaba triste y dolido, apesadumbrado por su fracaso con los 'colchoneros'. También, era otra vez época de Mundial. De análisis entre cables y cámaras.

La espera y el mismo rumor regresó. Ojalá ahora si a alguien se le ocurra ir por Bianchi. 'Ya viene', 'Ya está cerca', 'Ya acabó el Mundial y nada', 'Otra vez Bianchi no viene'.

Han pasado años de aquellos chismes de mercado. De un retiro voluntario del 'Virrey' hasta que hoy, nuevamente regresa a su casa. Al sitio donde más ha ganado.

Carlos Bianchi nació para defender a los 'xeneizes' desde un banquillo, eso dice la historia y los brillantes títulos que se exhiben en el museo del equipo, en el popular barrio de la Boca.

Hoy nuevamente, la ilusión americanista piensa en él. En el 'ojalá venga pronto', aunque cada vez esté más lejos de sentarse en los cómodos asientos del Estadio Azteca.

Bianchi es de Boca, no de la eterna ilusión americanista.


Sigue a GOAL.COM MÉXICO en y también en 

Artículos relacionados