thumbnail Hola,

El argentino gritó dos tantos en la primera mitad frente al Betis, alcanzó los 86 en 2012, y superó a Müller como el mejor anotador en un año.

Es oficial. Leo Messi es el mejor goleador que el fútbol ha visto en su historia -y probablemente el mejor jugador de siempre. Esto nunca antes se habia visto- y es posible que nunca veamos semejante talento otra vez.

EL TREMENDO 2012 DE MESSI

ANOTA LOS PRIMEROS GOLES DEL AÑO
 4 ENE
Messi entró a los 59' en la Copa del Rey contra Osasuna y anotó dos goles.
AL RITMO DEL CUARTETO
19
FEB
Leo anota sus goles 10º, 11º, 12º y 13º en una increíble demostración contra el Valencia por La Liga.
25 Y CONTANDO...
17 MAR
Cerca de cumplir los 25 años, alcanzó esa cifra de gritos con el tanto contra Sevilla en el Sanchez Pizjuán.
ALCANZA LOS 50 GOLES EN 2012
9 JUN
Messi alcanza y supera los 50 goles con un brillante hat-trick en la victoria por 4-3 de Argentina sobre Brasil.
SUPERA A PELÉ
11 NOV
El argentino anota por duplica en el 4-2 ante Mallorca para superar la marca de Pele de 75 goles en un solo año (1958).
ROMPE EL RÉCORD DE MULLER
9 DEC
Los dos gritos de Messi contra Betis lo conviertes ahora en el máximo goleador de todos los tiempos en un año calendario con 86 tantos.
Por suerte, Messi sólo tiene 25 años, y parece que va a estar ahí fuera unos años más. El pasado jueves, el argentino fue nominado por cuarta vez consecutiva para el Balón de Oro. Nadie en la historia ha conseguido eso, pero Messi está acostumbrado a romper récords y barreras.

Hace una semana, ante el Athletic de Bilbao, Messi consiguió dos tantos que le acercaban a uno sólo de los 85 goles en un año de Gerd Muller, pero el miércoles, frente al Benfica, los acontecimientos tuvieron un giro inesperado. Salido del banquillo, el argentino no sólo no consiguió batir la marca, sino que además se lastimó y tuvo que abandonar el campo en camilla minutos antes de la conclusión de encuentro.

Pero es imposible mantener a Messi apartado durante mucho tiempo, y después de una rápida recuperación, el argentino estuvo listo para enfrentarse al Betis y derribar la marca de Muller, que había resistido al paso del tiempo desde 1972.

Nunca nadie había estado cerca de la marca del alemán, ni antes ni después. Pero Messi ahora ha batido la cifra todavía con cuatro partidos por jugar en 2012. Pronto, los únicos récords que Messi podrá batir son sus propios récords.

La capacidad goleadora de Messi, así como el juego del equipo, se vio reinventada tras la llegada de Guardiola al banquillo en el verano de 2008. El argentino mejoró su dieta y su condición física, y el entrenador estableció un sistema para que racionara su energía y la concentrara en las ocasiones de incidencia clave. También empezó a jugar mucho más cerca del área, aunque al principio, todavía acostado en la banda derecha.

Fue en la temporada 2009-10 cuando Messi tomó el puesto en el centro definitvamente después de que la estaticidad de Ibrahimovic se mostrara como un problema para el funcionamiento del equipo. El Barcelona siguió jugando igual, pero con Messi como delantero mentiroso en lugar de ofrecer una referencia clara al rival.

Actuaciones como la que protagonizó ante el Arsenal en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Champions League, en el que el diez anotó cuatro tantos, convencieron defitivamente a Guardiola de que el lugar del atacante era el centro de la línea de tres que culmina el Barcelona.

Eso abonó el camino de salida de Ibrahimovic del Camp Nou. después de aquel partido, Arsene Wenger, entrenador del Arsenal, describió a Messi como un jugador de 'Playstation'.

El curso pasado, pese a que no pudo ayudar al Barcelona a ganar la Liga o la Champions League, Messi terminó la temporada 2011-12 con 73 goles.

Esa cifra le permitió superar la marca de Muller de 67 goles en un curso, conseguido en 1973. Ahora, Messi ha batido el récord de goles del alemán en un año natural. No hay ninguna señal de que Messi, a los 25 años, vaya a parar, y lo mejor podría estar por venir.

Piqu, recientemente describió a su compañero como un "extraterrestre", mientras que el exseleccionador argentino, César Luis Menotti, dijo que era un "marciano". Incluso Jose Mourinho admintió que era "de otro planeta".

Todo esto ha sido dicho de sobra, y quizás por eso Pep Guardiola siempre fue reticente a calificar a su mejor jugador. "No se le puede describir", dijo Pep a una periodista que había viajado desde muy lejos para cubrir al Barcelona un partido de la Champions League del año pasado. "Tienes que verlo. No puedo decirte nada de Messi, tienes que verlo".

De hecho, eso es lo que todos podemos hacer, mirar y admirar, porque es posible que no veamos esto otra vez.

Artículos relacionados