thumbnail Hola,
Nadie extraña a Higuaín en el Real Madrid durante su lesión

Nadie extraña a Higuaín en el Real Madrid durante su lesión

getty

El argentino, lesionado, ha quedado eclipsado por el gigantesco crecimiento de Benzema en estos dos años. El corresponsal del Real Madrid Alberto Piñero analiza esta situación.

Los campos uno y dos de la Ciudad Deportiva de Valdebebas quedaron prácticamente asolados después del último parón liguero por los compromisos internacionales allá a mediados de octubre. Las lesiones de Sami Khedira, Álvaro Arbeloa, Marcelo y Fabio Coentrao de forma casi simultánea colapsaron la enfermería merengue, creando serias dificultades a José Mourinho para configurar un once de garantías partido tras partido.

“No serán seguro las únicas lesiones. Creo que podrían caer algunos más en estas semanas” se atrevió entonces a especular el propio técnico madridista, en un tono que entonces sonó pesimista, pero que con el tiempo tornó en totalmente realista. Y es que mientras que algunos de estos jugadores se iban recuperando, otros fueron cayendo. Como es el caso de Michael Essien, Karim Benzema o Gonzalo Higuaín. Unas ausencias que han sido ya mucho más llevaderas que las precedentes, a excepción eso sí del partido en el Ciutat de Valencia, donde no pudieron jugar ninguno de los dos delanteros, ambos lesionados.

Y de hecho, ahora con la recuperación de Fabio Coentrao, pero sobre todo de Karim Benzema, el parte médico del equipo blanco ha pasado a un tercer o cuarto plano los domingos, cuando no hace mucho era cuestión prácticamente de estado. Lo que invita a una reflexión que puede sonar ventajista, pero es de lo más certera. Piénsenlo, se han oído voces de que el Real Madrid ha echado de menos a Marcelo, incluso a Khedira, ¿pero alguien ha levantado la voz para lamentar la ausencia del Pipita en este tiempo? Nadie. Nadie le ha echado de menos excepto cuando también faltó Benzema en el equipo.

Y eso que el ariete argentino es un futbolista de los que merecen ser añorados, un futbolista de esos pocos que a día de hoy podrían militar en prácticamente cualquier equipo del mundo. Un jugador con ambición, con mucha profesionalidad, con gol, con una capacidad sublime para encontrar los espacios ocultos, con garra, con corazón, con un historial de obstáculos superados que invitan a pensar que no hay metas imposibles para él. Un jugador que además ha echado raíces en el Real Madrid, siendo uno de los más veteranos en el club a día de hoy. Sin embargo, este perro se ha encontrado con un gato de mejor olfato.

Justo se cumplen dos años desde que Higuaín tuviera que parar por unas molestias en la espalda que al final le llevaron al quirófano. Justo el 23 de noviembre de 2010 fue cuando Real Madrid y Ajax jugaron el primero de los muchos partidos que luego se perdería el Pipita durante esa temporada. Tiempo en el que Karim Benzema ha crecido exponencialmente en el equipo blanco. Hasta el punto de eclipsar completamente al Pipita.

Pues a día de hoy, el galo no sólo le puede poner alma y empeño a todo lo que hace sobre el campo, como el albiceleste, sino que además tiene una técnica que le permite jugar fuera del área, goza de un fútbol más combinativo para con sus compañeros, sin restarle ni olfato ni oportunismo dentro del área y, en términos generales, tampoco se puede decir que Benzema tenga menos gol que Higuaín siquiera.

José Mourinho apostó este verano por quedarse con los dos delanteros en la plantilla, por esforzarse en que el Pipita no fuera traspasado ante la dificultad y el riesgo de no encontrar nada mejor en el mercado. E hizo bien. Pues galo y argentino forman una de las mejores duplas atacantes del mundo del fútbol a día de hoy. Aunque eso sí, con Benzema varios peldaños por encima de un Higuaín al que, cuando está en el banquillo, en la grada o en la enfermería son pocos los que lamentan su ausencia.

Artículos relacionados