thumbnail Hola,

El delantero y su entorno empedran una salida que Cerezo y Gil asumen con buenos ojos, pues salvaría la maltrecha economía del club

Radamel Falcao volvió a abonar el terreno sobre su potencial salida del Atlético de Madrid a la conclusión de esta temporada. “En algún momento quisiera ir a un equipo diferente”, aventuró el delantero colombiano, que parece estar empedrando el camino que le conduzca fuera del Vicente Calderón, como ya ocurriera en 2011 con Kun Agüero. Para forzar su salida, el argentino y su entorno pusieron en marcha una estrategia agresiva, rápida y frontal. “No volveré al Atlético”, zanjó días antes de ser traspasado al Manchester City. Pese a que el desenlace presumiblemente será común, existen diferencias respecto a ambos casos. El Atlético quería negar la salida del Kun, mientras que ve con buenos ojos la de Falcao.

Siempre que se va a acometer un movimiento que implica a jugadores de tal magnitud, entra en funcionamiento una maquinaria de engranaje complejo. Un entramado que ya se ha puesto a funcionar en el entorno de Falcao. En septiembre, el padre del futbolista declaró que “su sueño es jugar en el Real Madrid”. Resultaría muy ingenuo admitir esto como un simple desliz por parte de Radamel Falcao padre. Paradójicamente, el soliloquio llegó pocos días después de que Cristiano Ronaldo proclamara públicamente su tristeza con el Real Madrid. Representados ambos por Jorge Mendes, el margen de la casualidad queda eximido. El progenitor del futbolista también explicó que el Atlético de Madrid estaba resuelto a vender a su hijo antes de la Supercopa de Europa.

El futuro de Falcao parece bifurcarse en dos caminos: el Chelsea, y el Real Madrid. El campeón de Europa estaría dispuesto a pagar sesenta millones de euros en este mercado invernal para hacerse con los servicios del delantero colombiano.

Las manifiestas intenciones de Falcao y de su entorno de abandonar el Atlético de Madrid, convienen con las del club. Aquí radica una de las diferencias con el caso del Kun Agüero. Nadie del Atlético ha sido tajante a la salida del jugador. “Si vienen con la cláusula, no tiene ni que despedirse”, aseguró Enrique Cerezo en Telemadrid. La salida del nueve supondría un alivio sustancial para las mermadas arcas colchoneras, y convertirían al colombiano casi en un salvador de la patria. “Los sesenta millones de Falcao quitarían prácticamente todos los problemas económicos del club”, reconoció Miguel Ángel Gil Marín.

También, el manido pacto de no agresión entre Atlético de Madrid y Real Madrid, comienza a quedar obsoleto. Según la Cadena Cope, el club blanco ya habría preguntado la situación de Falcao y José Mourinho daría luz verde en la operación. “No sólo hace goles. Hace goles los días importantes”, habría dicho el mánager portugués.

Todo parece encaminado a una salida de Falcao del Atlético de Madrid en verano de 2013. El futbolista y sus ventrílocuos así lo han patentado en diversas ocasiones y foros. Sabedor de esto, el club observa complaciente. Sabe que va a perder a su mayor figura de los últimos tiempos, pero que va a sanear su economía. Algo impagable en estos tiempos para dos gestores calamitosos.

Artículos relacionados