thumbnail Hola,

El conjunto colchonero desprende buenas sensaciones y los datos confirman que la temporada es la más prometedora de la última década.

El Atlético de Madrid ha protagonizado un arranque de campaña fulgurante que le ha valido para colocarse en el quinto puesto de la tabla clasificatoria después de su última victoria ante el Valladolid en el estadio Vicente Calderón.

El conjunto que dirige Diego Simeone ha desprendido muy buenas sensaciones, tanto en Liga, donde no conoce la derrota y solo ha sumado un empate ante el Levante en el Ciutat de Valencia, como también en la Europa League. En la competición continental, el Hapoel Tel-Aviv no fue rival frente a un once con muchos de los teóricos suplentes.

Los números hablan por si solos: a lo largo de la última década, el Atlético nunca había estado en zona de Liga de Campeones en la jornada cinco salvo en la temporada 2010/11, aunque ese año los colchoneros habían jugado un partido más (no hay que olvidar que todavía queda por jugarse el encuentro ante el Betis que fue postergado) y habían comenzado una trayectoria descendente que los llevó hasta mitad de tabla.

Es decir, si los de Diego Simeone logran una victoria en el Benito Villamarín, se colocarán en la segunda posición de la tabla. Una oportunidad de oro para ganar autoestima y confianza en el proyecto del argentino.

La ilusión ha regresado una temporada más a la ribera del Manzanares después de lograr la Supercopa de Europa en el mes de agosto frente al Chelsea de Fernando Torres, otro hito en la historia del club, que ha engordado su palmarés europeo logrando cuatro grandes títulos en apenas dos años.

Con Falcao en estado de gracia, consagrándose como uno de los mejores delanteros del mundo, y con un equipo que ha perdido la calidad de Diego pero ha logrado más cohesión y competitividad, el Atlético tiene garantías de luchar por todo. Ahora habrá que ver la capacidad de reacción cuando llegue un mal resultado.

Artículos relacionados