thumbnail Hola,
En vivo

Premier League

  • 26 de diciembre de 2012
  • • 14:45
  • • Britannia Stadium, Stoke-on-Trent, Staffordshire
  • Árbitro: H. Webb
  • • Espectadores: 27490
3
F
1

Stoke City golea al Liverpool: El Britannia Stadium es una caja fuerte

Stoke City golea al Liverpool: El Britannia Stadium es una caja fuerte

Getty Images

En el tradicional 'boxing day', los 'reds' anotaron en el primer minuto dando unas falsas esperanzas que duraron 10 minutos. El feudo del Stoke sigue imbatido en esta temporada

Acelerado y vivo ha sido el 'boxing day' en el Britannia Stadium. En el primer minuto una torpeza de Shawcross era decretada como penalti, el escurridizo Luis Suárez se perfilaba hacia la meta y fue agarrado por el defensor. Gerrard desde los 11 metros adelantaba a los 'reds' para dar una efímera alegría para el equipo del Merseyside.

Porque acto seguido, una acción típica del Stoke con un balón frontal en largo, del propio Shawcross, moría en los pies de Walters, tras un rebote, para ser golpeado hacia la meta de Reina. Un empate que llegaba en sólo 4 minutos. No había descanso ni respiro para el choque y el rodillo de los 'potters' no cejaba y en el tercer saque de esquina, en apenas 11 minutos, el jugador de Trinidad y Tobago Jones se levantaba para voltear el marcador ante la mirada de Pepe Reina que veía inmóvil alojarse el balón en su meta, para quitarse el sombrero la actitud de los rojiblancos.

El Liverpool quería dominar pero la asfixiante presión y los latigazos del Stoke eran amenazantes, con incursiones por el perfil derecho que a duras penas eran capaces de contener los 'reds', que tenían en ataque a Suso, Luis Suárez y Gerrard como sus principales armas para equilibrar la contienda. Tres futbolistas que asomaban tímidamente la cabeza ante tanto despliegue físico del rival.

Luis Suárez, como si fuera un deja-vu, era el protagonista en el primer minuto del segundo tiempo. Su acción acababa en la madera y era respondido cruelmente por un saque de banda que prolongaba Jones en las alturas y que Walters voleaba a las mallas. Otro castigo. Los mismos protagonistas aparecían de nuevo para firmar un gol 'made in Stoke' que acerca a los 'potters' a Europa y deja a los 'reds' lejos de sus objetivos.

Los anfitriones se gustaban, ofreciendo un regalo de Navidad para sus aficionados en forma de partido serio, comprometido y efectivo que desquiciaba al Liverpool y alarga la seguridad del Britannia Stadium, una caja fuerte a la que nadie echa mano en Premier desde febrero cuando el Sunderland encontró la llave de la victoria.

Artículos relacionados