thumbnail Hola,
En vivo

Serie A

  • 28 de octubre de 2012
  • • 14:45
  • • Stadio Olimpico, Roma
  • Árbitro: D. Massa
  • • Espectadores: 36500
2
F
3

Roma 2-3 Udinese: Ni el doblete de Lamela salva a los 'giallorossi'

Roma 2-3 Udinese: Ni el doblete de Lamela salva a los 'giallorossi'

getty

Los ‘giallorossi’ tiran por la borda una primera media hora para el recuerdo dejándose empatar tras el descanso. Después un penalti inexistente completó la remontada friuliana

Hay pocos equipos en la Serie A que dependan más de un jugador que éste Udinese de Totò di Natale. El capitán friuliano es el objetivo de prácticamente todos los movimientos ofensivos de un equipo que sorprende que haya cambiado tanto su rendimiento del año pasado, cuando fue tercero con méritos, a este curso en el que no está encontrando en ningún caso un juego que le permita no ya estar en los puestos altos, sino salir de los de abajo. Si a esta evidente dependencia de Di Natale se le une la negativa general a tratar de controlar los partidos y la desidia en defensa, nos encontramos con los resultados que muestran la classifica.

El Udinese tenía la opción de conseguir hacer daño hoy a la Roma saliendo enchufada y con fuerza en los primeros minutos, ya que a los capitalinos les ha costado en los partidos anteriores empezarlos con la suficiente intensidad y lo había pagado recibiendo muchos tantos los momentos iniciales. Pero hoy la Roma ha escuchado las duras críticas de su entrenador, Zeman, y ha empezado con un ánimo y un ritmo inusitado.

La superioridad romana se ha visto reflejada en las cinco ocasiones de las que ha disfrutado Erik Lamela en los primeros 24 minutos. Las tres primeras no consiguió meterlas en la portería de Brkic, pero a la cuarta convirtió una obra de arte al rescatar una pelota en la línea de fondo y sobre la misma raya regatear a Armero y superar al portero del Udinese para marcar. Y tan sólo dos minutos después, Francesco Totti dejó sólo con un sutil toque a Osvaldo que, de primeras, le puso el balón en la cabeza a Lamela.

Pero como tiene la capacidad de hacer que sus hombres creativos hagan fútbol espectáculo, la Roma también tiene una doble cara. La otra, la negativa y la que está impidiendo que el conjunto de Zeman esté más arriba, es la falta de personalidad y autoconfianza que demuestra en cuanto recibe un pequeño revés. Aunque hoy ese revés fue un gol de Domizzi, no había motivos para asustarse y echarse atrás y, lo peor, caer en el nerviosismo y estar cerca de dejar escapar una renta de dos goles en apenas cinco minutos, tiempo del que precisó el Udinese para crear otras dos ocasiones claras ante Stekelenburg.

Tras el varapalo del gol de Domizzi y la relajación romana hasta el final del primer tiempo, se podía esperar una reacción de los locales para volver a dominar el partido y poner de nuevo tierra de por medio con el Udinese. Pero nada de ello ocurrió. La Roma siguió dormida tras el paso por los vestuarios y lo aprovecharon los zebrette para empatar por medio de Di Natale en una jugada embarullada en el área romana en la que ningún jugador giallorosso fue capaz de sacar el balón.

Con el empate, la Roma volvió a coger el balón, pero sin la seguridad que había demostrado en los primeros instantes del partido. La acumulación de hombres del Udinese en torno a Brkic evitó que las triangulaciones entre Osvaldo, Totti y Lamela, y más tarde Florenzi cuando entró, fructificaran. Las ocasiones más claras las tuvo Dani Osvaldo, pero, precipitado, las falló cuando estaba ante el portero del Udinese.

El Udinese lo intentaba a la contra, pero con poca intención. Con tan poca convicción que en un roce entre Pereyra y Castan el jugador del Udinese se fue al suelo, pero cuando todo el estadio esperaba que el árbitro le mostrara amarilla por simular, éste señaló el punto de penalti. Di Natale demostró que es el hombre más importante de este Udinese y que tiene motivos para ello. El lanzamiento a lo 'Panenka' sólo es una pequeña muestra más de su confianza y su calidad, y además sirve para volver a sumir a una buena Roma inicial en las dudas infinitas.

Artículos relacionados