thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 26 de noviembre de 2012
  • • 15:00
  • • Estadio de la Romareda, Zaragoza
  • Árbitro: Carlos Delgado Ferreiro
  • • Espectadores: 31000
0
F
1

Celta descubre lo que es ganar de visitante

Celta descubre lo que es ganar de visitante

Getty Images

El peor equipo a domicilio ha estrenado su casillero de victorias ante un Zaragoza al que le faltó la pegada de otros encuentros

Tres temporadas llevaba el Celta sin visitar La Romareda, un estadio donde los blanquillos estaban aprendiendo la lección de hacerse fuertes para sobrevivir en la Liga BBVA. Por ello, la llegada del peor visitante de la categoría en este curso 2012-13, con 6 derrotas fuera de Balaídos, hacía presagiar un triunfo local. Pero si para algo sirven las estadísticas es para romperlas.

Los dos equipos saltaron con ganas de gustar y de abrir el marcador. El peligro de los locales llevaba el nombre de Montañés y la firma de Helder Postiga mientras que los olívicos disponían de dos delanteros escalonados que se alternaban para aparecer en las inmediaciones de la portería defendida por Roberto.

Los maños se hicieron con el control del juego en la primera mitad ya que a la labor de los dos mediocentros, Apoño y Movilla, se sumaba el trabajo de la línea de tres hombres situados entre los pivotes y Helder Postiga, donde Víctor ocupaba el centro y dejaba la banda a Montañés, ya que Edu Oriol ocupaba más el medio que el carril derecho, haciendo que la medular blanquilla tuviera superioridad sacrificando una de las bandas.

El primer tiempo se cerraba con unos pobres números ofensivos, con 5 tiros para los aragoneses y 3 a favor de los celestes, teniendo en cuenta que en el césped se enfrentaban dos de los artilleros de la Liga que más disparos efectúan, Helder Postiga y Iago Aspas que sólo son superados en la tabla de lanzadores por los colosos de la competición, Cristiano Ronaldo y Messi.

La salida del vestuario del equipo del león supuso dos zarpazos consecutivos en la reanudación, Víctor y Helder Postiga ponían a prueba los reflejos de Javi Varas. Un espumoso arranque que volvió a diluirse a los pocos minutos.

El Celta no recogía el testigo de la réplica, perdía el balón con facilidad y cuando era capaz de retenerlo era la dupla atacante, formada por Aspas y Bermejo, quienes fallaban en la penúltima acción. Además, el danés Krohn-Dehli estaba menos participativo que en los 45 minutos iniciales y el cansancio impedía que su velocidad fuera capaz de romper a la zaga rival.

En el ecuador del segundo acto, los celestes tuvieron la mejor del choque cuando Roberto Lago buscó con un desplazamiento en largo a Iago Aspas quien tras un prodigioso control, colocaba el balón raso en el palo largo permitiendo a Roberto, tras una gran estirada, recibir los aplausos de la Romareda. Era el preludio de un gol que tenía a los mismos protagonistas pocos minutos después. En esta ocasión, el balón del lateral Roberto Lago servía para que Iago Aspas voleara a la red, sexta diana para el pontevedrés que iba de menos a más.

Los nervios finales impidieron a los hombres de Manolo Jiménez poder igualar un choque que ha sido muy igualado, controlado por los maños pero sin la profundidad necesaria. Por parte visitante, un Celta práctico y bien plantado que ha sacado rédito de sus escasas ocasiones gracias a la habilidad y el talento de uno de los hombres de esta Liga, Iago Aspas.

Artículos relacionados