thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 30 de septiembre de 2012
  • • 12:50
  • • Estadio Santiago Bernabéu, Madrid
  • Árbitro: Miguel Ángel Ayza Gámez
  • • Espectadores: 65000
5
F
1

Real Madrid 5-1 Deportivo La Coruña: El Depor consuela las penas de Cristiano Ronaldo

Real Madrid 5-1 Deportivo La Coruña: El Depor consuela las penas de Cristiano Ronaldo

Getty Images

El portugués se desquitó con 3 goles en un partido muy fácil para los blancos pese al gol inicial de Riki. El Deportivo, muy dócil. Kaká debutó y Modric brilló como mediocentro.

El Real Madrid se asegura llegar al Camp Nou a ocho puntos del Barcelona después de responder a la victoria blaugrana en el Sánchez Pizjuán con un triunfo ante el Deportivo de La Coruña logrado desde la calidad, que no el sufrimiento. Y es que a pesar de que Riki adelantó a los blanquiazules en la primera mitad, los pupilos de José Mourinho se marcharon al descanso con un 3-1 a favor merced al doblete de Ronaldo y un gol más de Di María sin necesidad de meter la quinta marcha. El Deportivo no se lo exigió, ni mucho menos. Fue un rival sumiso a las intenciones de un Real Madrid al que le bastó con su pegada en ataque. Pepe marcó a balón parado, y Ronaldo redondeó la manita y un hat-trick esperanzador para el madridismo a las puertas del Clásico en la Ciudad Condal.

El partido, eso sí, comenzó con doble sorpresa para el aficionado blanco. Por un lado, con la alineación de José Mourinho, que dejó en el banquillo a Arbeloa y Xabi Alonso para jugar con Sergio Ramos de lateral y Luka Modric de mediocentro. Y después, porque al cuarto de hora el Deportivo había conseguido ponerse por delante en el electrónico merced a una buena triangulación en línea de tres cuartos que resolvió el ex madridista Riki marchándose primero de Varane, y luego sorteando la salida de Iker Casillas.

Sin embargo, el tempranero gol visitante no alteró lo más mínimo el guión del partido. El Deportivo lo fió todo a su calidad, guardándose las uñas y los colmillos a la hora de defender, incluso con el marcador a favor, quizás respetando demasiado al rival, o quizás porque nunca terminó de creerse su propia machada. Y mientras tanto, el Real Madrid era el dominador claro del encuentro. Con Ozil más Modric de mediocentro, que cuajó un partido sobresaliente, el equipo blanco mostró una versión mucho más vertical. Lo que en ocasiones conllevó muchas imprecisiones en el último pase, pero que a la postre fue suficiente para desarbolar al Deportivo.

Tanto va el cántaro a la fuente que a los pupilos blancos no les hizo falta ni meter la quinta marcha para darle la vuelta al marcador ante una defensa deportivista que fue una verbena. Empezando por un Manuel Pablo al que dejaron retratado una y otra vez entre Cristiano Ronaldo y Ángel Di María, ambos superlativos. De hecho, después de fallar un mano a mano con Aranzubia, el Fideo forzó el penalti de Manuel Pablo que conllevó el primer gol merengue, obra de Cristiano Ronaldo. El lateral deportivista derribó a Di María sobre la misma línea, en una acción que los visitantes le discutieron a Ayza Gámez sin ningún éxito.

Y diez minutos antes del descanso, el Real Madrid terminó de darle la vuelta al encuentro. Primero fue Di María al resolver un mano a mano con Aranzubia, aprovechando un pase magistral en profundidad de Modric. Al Fideo no le costó deshacerse de la marca de Manuel Pablo una vez más, y aunque su disparo se estrelló en el palo, embocó él mismo a gol el rechace ante la pasividad de la zaga visitante. Condiciones parecidas a las que se dieron en el tercer gol merengue, en los albores del descanso. Cuando Ronaldo aprovechó el rechace a una parada de Aranzubia para cabecear a gol desde dentro del área pequeña sin marca alguna. El guardameta del Deportivo se quejaba amargamente, y con toda la razón del mundo, pues un sólo jugador es incapaz de detener todo el arsenal merengue.

Con el claro 3-1 se llegó al descanso, pero bien podía haber pitado Ayza Gámez el final del partido a los cuarenta y cinco minutos, que no hubiera pasado nada tampoco. Y es que el Deportivo no terminó de sacar sus uñas, y por su parte el Real Madrid, empezó a guardarlas, sabedor de que esta semana tiene que visitar Amsterdam y Barcelona. El partido estaba muerto al paso por los vestuarios. Y quién sabe si precisamente por eso, José Mourinho hizo debutar a Kaká tras el descanso, un mes y medio después de que empezara la competición oficial. Estuvo voluntarioso el brasileño después de haber deslumbrado ante el Millonarios, aunque en ocasiones se dejó notar que el Deportivo a medio gas era mucho más para Kaká que un Millonarios al cien por cien. Llegó a tener un mano a mano con Aranzubia tras asistencia de Ronaldo, pero no anduvo fino el ‘8’ blanco, por no decir desentrenado quizás.

Quien sí acertó con la portería contraria fue Pepe, que puso el 4-1 en el marcador mediada la segunda parte al cabecear a gol una falta lateral. El luso, defensa rudo donde los haya, sacó su lado más tierno en la celebración, dedicándoselo primero a su bebé recién nacido llevándose el dedo a la boca, y luego corriendo para abrazarse con Mourinho. La imagen más representativa de lo que fue el partido: una victoria sencilla para los blancos que terminó de redondear Ronaldo de penalti, ante un rival muy dócil, casi entregado.



Artículos relacionados