thumbnail Hola,
En vivo

UEFA Liga de Campeones

  • 4 de diciembre de 2012
  • • 14:45
  • • Estadio Santiago Bernabéu, Madrid
  • Árbitro: P. Kralovec
  • • Espectadores: 57245
4
F
1

Callejón luce en una victoria sin apenas esfuerzo

Callejón luce en una victoria sin apenas esfuerzo

Getty

La guinda a la clasificación a octavos con una victoria más en un partido sin gran historia, en el que fue de más a menos. José Rodríguez, récord de precocidad. Doblete de Callejón

El Real Madrid avanza hacia los octavos de final de la Champions después de burrear al Ajax en un partido que se presuponía mucho más espinoso por lo que los holandeses tenían en juego, y que acabó siendo puro entretenimiento para el equipo blanco, que formó con sólo la mitad de sus titulares. Ronaldo, Kaká y Callejón, por partida doble, perforarían la meta de Vermeer en lo que fue sin duda lo más destacado de la noche. Sobre todo, el segundo y tercer gol de los blancos, de bellísima factura. Eso, junto con el debut de José Rodríguez en Champions, batiendo un récord de precocidad en la historia del Real Madrid. Lo recordará siempre con el sabor dulce de la victoria y la clasificación. Lástima que no podrá decir lo mismo del vértigo y el caudal de fútbol.

Y eso que llegaba el Real Madrid al último choque del grupo con la clasificación matemáticamente sellada, pero con la mosca detrás de la oreja. El Ajax se jugaba su pase a la Europa League, y no bajan las aguas por Concha Espina lo suficientemente mansas como para regalar una machada en el Santiago Bernabéu. Sin embargo, nadie lo hubiera dicho viendo el devenir del partido, con un Ajax contemplativo que fue arrollado por un Madrid al que le bastó la cuarta marcha para poner el broche al pase a los octavos de final. Incluso con medio equipo de los teóricos suplentes, y aun cuando Coentrao apenas duró veinte minutos sobre el césped. Fue suficiente.

Pues con un Ajax desquiciantemente lento tanto en la circulación del balón como en los marcajes, el Real Madrid pudo gustarse, y ahorrando esfuerzos. Y dos claros exponentes fueron Modric y Nacho. El croata no está terminando de dar todo lo que se esperaba, mientras que el canterano está teniendo pocos minutos en los partidos pese a pertenecer al primer equipo y entrenarse a diario con ellos. Pues ante este Ajax, ambos rallaron a un nivel sobresaliente, haciéndose acreedores de muchas de las ovaciones que brindó el respetable.

Y claro, con este panorama, a los Ronaldo y Benzema, titularísimos y estrellas mundiales, apenas les hizo falta doce minutos para perforar la meta rival. El francés aprovechó un pase en profundidad para luego asistir atrás al luso. Como si fuera un juego de niños, algo insultantemente sencillo, irrespetuosamente fácil para tratarse del campeón holandés y un clásico de Europa. Pero es que la tranquilidad con la que dejaba jugar el Ajax era difícilmente desaprovechable por un gigante como el Madrid, aunque saliera con los suplentes y no pase por su mejor momento de forma. Y no tardó en llenarse el saco.

Coentrao dio una en el palo ya en el minuto diez, Ronaldo tuvo cuatro faltas directas antes del descanso, y tanto Khedira como Benzema también dispusieron de sus ocasiones. Aunque sería Callejón, uno de los canteranos más rentables del panorama mundial, el que aprovecharía la suya a la media hora de partido. Modric lanzó un pase alto por encima de la defensa y el granadino, experto en desmarques, la pinchó dejándose el balón franco para batir a Vermeer en el mano a mano. Un golazo con todas las letras, por el pase, el control y la ejecución. Impoluto.

Y si el segundo fue bonito, el tercero tampoco tuvo nada que envidiarle. Fue nada más regresar del descanso cuando Kaká marcaría el suyo, la puntilla a un partido sin historia ni tensión alguna. El brasileño, razonablemente bien esta noche, chutó en carrera desde más allá de la corona del área con la izquierda para colar el balón pegadito al palo. Un gol de los suyos, delicioso a la vista, de los que solía meter y cada vez costaba más encontrar.

Fue con el 3-0 cuando, paradójicamente, mejor versión del Ajax se vio. En parte porque los franjirrojos no tenían ya nada que perder, y en parte también porque el Real Madrid se dejó llevar, cometiendo muchos errores no forzados en la salida del balón. Boerrigter aprovechó un mal despeje de Adán para marcar a puerta vacía al primer toque apenas diez minutos después del gol de Kaká. Pero a pesar de que quedaba aún media hora por delante en la que los blancos apenas intimidaron a Vermeer, los pupilos de Frank De Boer fueron incapaces de revertir el resultado.

A igual motivación, poco tenían que hacer ante el Real Madrid. Pero aun teniendo más ímpetu, tampoco les fue suficiente. Lo que por otra parte habla muy mal del Manchester City. De hecho, Callejón todavía marcaría un gol más antes del final del partido de un fuerte testarazo desde dentro del área. El doblete que redondeaba una goleada sin tampoco muchos alardes. Un poco de merengue fue suficiente para empachar a los holandeses.


Artículos relacionados