thumbnail Hola,
En vivo

Amistosos

  • 14 de noviembre de 2012
  • • 16:30
  • • Estadio Rommel Fernández Gutiérrez, Ciudad de Panamá
  • Árbitro: M. Morales
  • • Espectadores: 26000
1
F
5

Un Andrés Iniesta brillante fue suficiente para golear a Panamá

Un Andrés Iniesta brillante fue suficiente para golear a Panamá

Getty

Dos fogonazos del centrocampista del Barcelona en la primera mitad desatascan un partido monocorde que dejó un gol de falta de Sergio Ramos para el recuerdo

En una jornada de huelga en España, la selección de fútbol se enfundó el traje de funcionario para solventar un trámite incomprensible, que le llevó a cruzar el Atlántico para jugar en un estadio semivacío ante un contendiente menor, noble en el esfuerzo y la prestancia. Ante la modorra imperante, Iniesta se salió por los márgenes en dos jugadas. Dos soliloquios de dulzura y clase que habilitaron sendos goles de Pedro, Don Pedro casi siempre con España, y Villa. Dos fogonazos que alumbraron un partido de marca blanca para la selección que solventó sin incidencias reseñables, el objetivo principal cuando los internacionales se embarcaron en Barajas el lunes.

Se presentó España en Panamá con la clara intención de echar el candado al balón, como hace casi siempre. Lo hizo, además de por controlar el partido, para economizar cada gramo de esfuerzo en un choque disputado a las 16.30 hora local con una humedad relativa reseñable. El combinado de Vicente del Bosque administró las pulsaciones, como un atleta en reposo, y apenas alteró el sismógrafo durante la primera mitad. Valdés, titular anoche, fue el espectador de lujo de un discurrir excesivamente horizontal y monocorde. Panamá, sin opción de réplica, se resguardó sobre dos líneas marcialmente formadas que parecieron más eficientes de lo que eran ante la poca efusividad española. Fueron tan honestos los centroamericanos, que ni siquiera fueron expeditivos.

Profesional España, Iniesta puso la nota diferencial una vez más. No entiende de tramites este futbolista superlativo. Con Mata y Pedro acomodados en los costados, Iniesta ejerció de salida por los interiores, flanqueado por Beñat. Inició precisamente el bético, rompió Iniesta por el carril del diez, tiró una pared con Pedro, y este, afilado como siempre hizo el primero. El atacante del Barcelona es un jugador de cada vez más ascendencia en España. Su fijación con la portería, aderezada de su habilidad para tirar desmarques, son dos virtudes que no abundan en la fenomenal selección española, donde priman los futbolistas más acostumbrados a recibir al pie y crear más que finalizar. Así fue el segundo gol de Pedro ante Panamá. Una diagonal desde la banda izquierda, perfectamente dibujada e interpretada por Mata que acabó con una definición de maestro. Un quiebro sin tocar el balón, dejándolo correr la pelota unos centímetros, que tumbó al portero.

Antes había cumplido Villa, titular por primera vez en un partido desde hace casi un año, su cita con el gol. Fue novedosa también la posición del Guaje como nueve centro nato después tanto tiempo mimetizado a la posición de extremo en el Barcelona y en la selección. Su gol fue de delantero centro. De eso, y de presumir de Iniesta entre los tuyos. El manchego realizó un eslalon marca de la casa remontando la línea de fondo, llegó a la cal, y ofreció a Villa un pase palmario que terminó en la red.

La segunda mitad fue más agitada. Mudó de piel casi al completo España y llegó más, pero sólo desabrochó a Penedo de nuevo en los últimos minutos en los que hubo tiempo para un gol de Susaeta y dos genialidades a balón parado. Un derechazo para el recuerdo de Sergio Ramos, que descerrajó un golpeo de falta desde la frontal del área que se coló por la escuadra, y un penalti a lo Panenka de Gabriel Gómez para Panamá que recordó al del central de Camas en la semifinal de la Euro 2012. Un gol celebrado con algarabía por la hinchada local, orgullosa de marcar un gol a la campeona del mundo y a Casillas, el mejor portero del planeta.

Artículos relacionados