thumbnail Hola,
En vivo

Primera A

  • 8 de octubre de 2013
  • • 19:45
  • • Estadio Nemesio Camacho "El Campín", Bogotá, D.C.
  • Árbitro: W. Lamouroux
  • • Espectadores: 36000
0
F
2

Nacional, líder indiscutible

Nacional, líder indiscutible

Francisco Nájera

Un Campín a reventar fue testigo del poderío de Atlético Nacional que derrotó a Millonarios 2 goles por cero, la fiesta del fútbol se vivió en paz.

Tras un primer tiempo intenso y con opciones para ambas escuadras, Nacional sacó la casta de campeón y al minuto 14 se puso a ganar con un gol de Nájera, Millonarios lejos de reaccionar se quedó parado en su mitad del campo y fue así como al minuto 20 Juan David Valencia con una gran jugada venció la resistencia de Zapata por segunda vez.

Desde ese momento Nacional tomó control del balón y dominó las acciones ante un Millonarios que no encontraba la fórmula para acercarse al arco de Bonilla, así terminó la primera mitad, con el visitante adueñado del marcador y de las acciones.

Para la segunda mitad Millonarios salió decidido a cambiar el curso del juego y metió presión en el área de Nacional, que se supo defender durante los segundos 45 minutos, Murillo fue el motor de la defensa verdolaga, mientras que Dayro no se cansó de buscar la red de Bonilla, que fue figura del equipo verdolaga atajándole de todo al equipo local.

La expulsión de Juan David Valencia le dio una inyección de ánimo al conjunto embajador, que apretó en los últimos 10 minutos intentando aprovechar los cambios realizados por Hernán Torres, sin embargo Juan Carlos Osorio hizo lo propio y supo bloquear los ataques del rival.

El Campín que se llenó en su totalidad, se comenzó a desocupar paulatinamente faltando 5 minutos para finalizar el encuentro, cuando Jefferson Duque por poco anota el tercero para el actual campeón.

Para destacar estuvo el regreso de “Ganiza” Ortiz en Millonarios que fue aplaudido hasta por el técnico Juan Carlos Osorio, además la actitud del público en las tribunas que fue de total apoyo a los equipos, regresándole al Campín y a Bogotá la paz con la que se debe vivir el fútbol.

Artículos relacionados