thumbnail Hola,
En vivo

Premier League

  • 9 de diciembre de 2012
  • • 10:00
  • • Goodison Park, Liverpool
  • Árbitro: K. Friend
  • • Espectadores: 36494
2
F
1

Milagro en Goodison Park

Milagro en Goodison Park

Getty Images

El Everton perdía 0-1 ante el Tottenham cuando estaba a punto de jugarse el descuento. Sin embargo, S. Pienaar y N. Jelavić obraron el milagro en dos minutos. Increíble.

Noche mágica de Premier. Noche mágica en Goodison Park. El Everton consiguió una milagrosa remontada ante el Tottenham al marcar dos goles en el tiempo añadido. Los de David Moyes pasaron de la tristeza a la euforia en cuestión de segundos. Dicho triunfo permite al Everton seguir en ascenso en la Premier League y alcanzar los 26 puntos, ocupando el cuarto puesto junto a los Spurs. Goodison Park quiere Champions y ya comienza a hacer méritos para acercarse a ese sueño, pese a que todavía queda mucho en juego.

El partido fue muy igualado, típico de dos equipos que pelean por los mismos objetivos. Tottenham llegaba con la moral por las nubes, ya que venía de conseguir cuatro victorias de manera consecutiva. Todo lo contrario del Everton, equipo que acumulaba cuatro jornadas sin conocer el sabor de la victoria. Los locales tuvieron a su disposición las mejores ocasiones del partido, sin embargo, la falta de acierto por poco les pasa factura.

A falta de un cuarto de hora para el final del partido, C. Dempsey logró abrir el marcador tras aprovechar la habilitación de T. Huddlestone, quien había entrado en sustitución de Lennon. Los de Villas-Boas tenían amarrada la victoria, resultaba difícil imaginar que el Everton pudiera darle vuelta al partido. Apenas quedaban un par de minutos para el final y, pese a la ofensiva final del Everton, todo indicaba a que el Tottenham se llevaría el triunfo.

Pero Steven Pienaar dio hizo devolver a los aficionados que se habían retirado del Goodison Park. El principal Kevin Friend añadió tres minutos de juego, tiempo suficiente para que Nikica Jelavic anotara el 2-1 que provocó la euforia de la afición. 120 segundos le bastaron al Everton para darle vuelta al partido y seguir de lleno en la lucha por un puesto de competición europea. El equipo de David Moyes demostró que los partidos no se acaban hasta que el principal así lo señale.

Artículos relacionados