thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 12 de enero de 2013
  • • 12:00
  • • Power8 Stadium, Cornella de Llobregat
  • Árbitro: Miguel Pérez Lasa
  • • Espectadores: 20723
1
F
0

Sergio García le da un respiro al Espanyol

Sergio García le da un respiro al Espanyol

Marc Ibañez

Partido importante de la parte baja de la tabla que ha caído del lado de los locales gracias a un pletórico papel del '9' espanyolista

Decir que cualquier partido es clave en una Liga es una obviedad. Pero cuando se enfrentan un equipo que no ha arrancado bien la campaña, instalado en la zona baja desde el comienzo, y que se ha deshecho del entrenador, por si era el lastre que impedía alzar el vuelo, contra un recién ascendido que aunque el juego le ha acompañado sigue siendo incapaz de despegarse de la zona de peligro, el duelo se antoja como vital para hundir a tu rival en la clasificación y respirar oxígeno. La victoria perica permite salir a los catalanes, momentáneamente, del fondo de la tabla.

Los gallegos aterrizaban en la Ciudad Condal con una defensa de circunstancias, las bajas de Túñez y Hugo Mallo, ambos por lesión, colocaban dos nuevas piezas para la línea de cuatro defensas que el técnico Paco Herrera apenas había cambiado en toda la temporada. Un contratiempo que llega en el momento clave de la Liga.

Demasiado impreciso comenzó el encuentro, demostrando que pericos y célticos no andan sobrados de confianza. El esférico cambiaba de mando con suma facilidad y apenas existía algo de continuidad. Sólo Iago Aspas parecía encontrar puerta entre tanto disparo al aire.

El paso de los minutos invitó a los blanquiazules a subir la línea de presión, una decisión que permitió robar en varias ocasiones la cartera a la zaga céltica. En especial, a un Demidov que parecía notar su falta de rodaje en el once vigués. Javi López sumaba la enésima recuperación para que Stuani desde la banda localizara a Sergio García en el segundo palo para remachar el primer tanto de la tarde. Un gol lleno de raza y empuje. El sello del entrenador Javier Aguirre se notaba en la firma del gol.

El problema del Celta era triple: las pérdidas de balones, el hecho de que ser el peor visitante condicionaba sus acciones y que con el marcador en contra tuvo que asumir el control del partido, una situación en la que los gallegos no se sienten tan cómodos como cuando tienen metros por delante para correr. Tres factores muy negativos que se habían hecho patente en 45 minutos de juego.

Poco a poco, los célticos fueron enjaulando a los periquitos. El dominio en el segundo tiempo era vigués aunque continuaban faltando las ocasiones para confirmar la mejoría. Los espanyolistas se agarraban a la actitud de Stuani y al sentido del desmarque de Sergio García, que se había convertido en la única preocupación para la zaga celeste.

Desde el minuto 70, el encuentro se rompió dando un escenario donde parecía el cuadro catalán algo más cómodo. Aspas y el lateral derecho Johny eran las referencias del Celta y los argumentos para lograr el empate. El sustituto de Hugo Mallo, Johny, estaba cuajando un partido soberbio ajeno a su insultante juventud. Pero los gallegos parecían tener cerrados los ojos cuando miraban la portería de Kiko Casilla. Y así era difícil nivelar el duelo.

El efecto insuflado por el entrenador mexicano comienza a dar sus frutos. El sacrificio y la entrega son parte del vocabulario que maneja el vestuario blanquiazul para comenzar el 2013 y terminar la temporada con menos apuros que anteriores campañas.

Artículos relacionados