thumbnail Hola,
En vivo

UEFA Super Copa

  • 31 de agosto de 2012
  • • 13:45
  • • Stade Louis II., Monaco
  • Árbitro: D. Skomina
  • • Espectadores: 14312
1
F
4

Chelsea 1 Atlético 4: Falcao conquista Europa.

Chelsea 1 Atlético 4: Falcao conquista Europa.

Getty Images

Los colchoneros son los supercampeones de Europa tras bailar al Chelsea en una primera mitad impecable. 'El Tigre' se corona como uno de los mejores del mundo con un hat-trick.

El Atlético repite dos años después y se corona como supercampeón de Europa. No llegaba como favorito ante el Chelsea campeón de la Champions, pero el baile fue tal que nadie podría distinguir con claridad quién había ganado qué competición el año anterior en una noche que sirvió para encumbrar al Tigre Falcao. Sólo en la primera parte, el colombiano ya había firmado un primoroso hat-trick, con tres goles cada uno de un corte diferente, haciendo valer la tremenda superioridad de un Atlético superlativo ante un Chelsea noqueado de principio a fin. Sin sufrir tampoco en la segunda mitad, Miranda amplió la ventaja rojiblanca para redondear una goleada escandalosa. Por el fondo y por las formas.

Mucho se venía hablando los días antes de esta Supercopa de los sentimientos de Fernando Torres, de su capacidad de reacción al verse ante las camisetas rojiblancas. Y sin embargo, el protagonista indiscutible en Mónaco no fue el ex ídolo colchonero, sino el actual ídolo atlético. El pasado dejó lugar al presente. Falcao, un hombre que sí que parece no tener sentimientos, se comió a Fernando Torres y a sus diez compañeros del Chelsea en una primera mitad antológica. Desde luego, su permanencia es el mejor fichaje atlético de esta temporada con mucha diferencia.

Como ya sucediera hace dos años ante el Inter de Milán, el Atlético salió convencido de la victoria pese a no ser el favorito, sediento de sangre. Anuló por completo a un Chelsea demasiado enfocado en alcanzar por el centro del campo a un Courtois que se marchó al descanso con los guantes relucientes. Y cuando robaba el esférico, un Atlético firme y serio dibujaba unos contraataques letales para el campeón de Europa. Sobre todo, en los pies de Arda Turan, colosal. El turco los guiaba, y el Tigre los finalizaba con una eficacia digna de los mejores jugadores del planeta. Cinco veces pisó el área blue antes del descanso, y marcó tres goles y estrelló dos remates en los postes.

Ya en el minuto tres, Falcao remató por primera vez al larguero tras pase de Filipe Luis. Por cierto que en el rechace posterior, David Luiz cometió un clamoroso penalti sobre Koke que el árbitro obvió. Afortunadamente para los intereses atléticos, no lo echó de menos. Porque tres minutos después, Falcao estrenaría su cuenta particular picando el balón por encima de Cech en un mano a mano. Impecable definición. Rondando el minuto veinte, el colombiano exhibió otra de sus dotes, el disparo lejano. Como ya hiciera ante el Athletic en la final de la Europa League, Falcao embocó a gol con la pierna izquierda, desde la esquina derecha del área, cruzando el balón a la escuadra contraria. Un tanto de bellísima factura.

Al festival atlético casi se sumaron Gabi y Adrián. Rondando la media hora, el mediocentro no supo resolver un mano a mano, para que poco después el delantero no fuera capaz de rematar otro centro de Arda Turán cuando se encontraba solo en el balcón del área pequeña y con Cech batido. Falcao casi marca en el rechace de esta última jugada, pero su cabezazo se estrelló en el poste. Quedó en anécdota cuando en los albores del descanso certificó su hat-trick. Si su primer gol fue en un mano a mano, y su segundo con un disparo lejano, esta vez el tercero llegó en jugada personal. No hay montaña suficientemente alta para Falcao, ni río suficientemente profundo, como decía la canción. En un contraataque llevado por Arda, el Tigre, algo escorado, se deshizo de la marca de Ramires con el propio control adelantado, y con su segundo toque batió a Cech con su poderosa zurda. Un 0-3 que fue la guinda a una primera mitad primorosa del Atlético.

Y lo mejor para el Atlético es que la segunda parte siguió un patrón similar, con un Chelsea totalmente cegado, impotente, descompuesto, como pollo sin cabeza que diría John Toshack. Cierto es que Fernando Torres llegó a disparar a los diez minutos de la reanudación. Pero su disparo se marchó fuera, y el Atlético todavía respondió a la osadía con el cuarto gol, que ya sí que echaba cien candados a una victoria más que encaminada de por sí. Fue Miranda esta vez, aprovechando un balón que quedó muerto en el área inglesa al saque de una falta lateral. El zaguero rojiblanco recogió el presente y picó el balón por encima de Cech para redondear la goleada, y sonrojar un poco más las azules mejillas del Chelsea.

Sólo Cahill al saque de un córner maquilló algo el marcador a quince minutos del final. Pero ya era demasiado tarde. No había tanto maquillaje para tapar lo sucedido en los 75 minutos anteriores. El Atlético fue un supercampeón. Falcao es un superjugador.



Relacionados