thumbnail Hola,
En vivo

Amistosos

  • 21 de noviembre de 2012
  • • 19:00
  • • Estadio Alberto Jacinto Armando, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: E. Osses
  • • Espectadores: 32000
2
PEN
1

Brasil ganó 4 - 3 por penalties

Los penales le dieron el Superclásico a Brasil

Los penales le dieron el Superclásico a Brasil

Festejo Brasil / Superclásico de las Américas

La victoria argentina por 2-1 igualó la serie y los penales terminaron dándole de nuevo el Superclásico de las Américas a Brasil. Emotivo partido en La Bombonera.

Si el partido se hubiera reducido a los diez minutos, no cabría otro título que el de "Partidazo", porque en ese tramo final se despertaron todas las emociones aletargadas y le metieron emoción a una Bombonera que hasta entonces solamente despertaba con alguna judaga de Gino Peruzzi o Juan Manuel Martínez.

Pero había un dato que cambió todo: promediando el complemento Hernán Barcos, de flojo desempeño, le dejó su lugar en la cancha a Ignacio Scocco, que debutó con la camiseta argentina repitiendo sus vibrantes actuaciones con Newell's. A los 36' Nacho convirtió en gol el penal que le habían cometido al Burrito.

La Boca se despertó, pero la alegría celeste y blanca duró apenas 4 minutos, porque en un ataque brasileño Fred tomó un rebote que fue a parar a la red del arco de Agustín Orión. El gol provocó la reacción final del conjunto de Sabella que, herido en casa, se fue a buscar de nuevo la ventaja. Y apareció de nuevo Scocco, en su noche ideal, tras un contragolpe brillante de Argentina: lideró Montillo y casi desde el suelo habilitó al delantero de Newell's, entrando por izquierda.

El resultado igualaba la serie y abría la puerta a los penales. No era momento de análisis, había que ganar, pero los tiros desde los doce pasos empezaron torcidos: Cavalieri le atajó el primero al Burrito Martínez y Walter Montillo disparó afuera el segundo.

Thiago Neves y Jean no fallaron, obligando a los argentinos a afinar la puntería. Convirtió Sebastián Domínguez y Orión le atajó el remate a Carlinhos (2-1 para Brasil). Scocco volvió a marcar, le siguió Fred (3-3). Quedaba un disparo para cada uno, la última emoción, la obligación doble para Orión: el arquero fue a patear el último y lo metió. Después necesitaba atajárselo a Neymar, pero la capa de héroe no le alcanzó: el crack del Santos lo ejecuto magistralmente y desató la locura en la tercera bandeja que da al Riachuelo, donde un nutrido grupo de brasileños festejó esta nueva conquista.

Argentina se fue bajo el aliento acogedor de La Bombonera. Los aplausos no premiaban el juego del equipo de Sabella pero sí la entrega, sobre todo en el final, de un grupo de jugadores que sabe que estas oportunidades de vestir la celeste y blanca no van a abundar.

Quedan en el saldo positivo las actuaciones de Peruzzi, momentos de Martínez, la entrega de Guiñazú y poco más. El espíritu de un equipo que salió a ganar, más allá de los números con los que se etiquete al planteo del entrenador, tuvo su reconocimiento en el público que supo valorar el envión final de un equipo, que más allá de los penales, le ganó a Brasil, ni más ni menos.

Artículos relacionados