James, Ospina y los errores que nadie esperaba en Colombia

Dos luminarias de la Tricolor que poco o nada hicieron en un partido definitivo de cara a la Copa del Mundo.
El artículo sigue a continuación

Errar es de humanos y nadie es perfecto, palabras comunes, para situaciones comunes de la vida diaria, sin embargo, en la vida profesional el margen de error es mínimo y un error puede tirar abajo el trabajo de años consecutivos. Por fuerte que suene lo anterior, es una realidad que ha golpeado de frente a Colombia e esta fecha.

La noche del cinco de octubre de 2017 será recordada por el acontecimiento que puso a Colombia en lo más alto y lo bajó al punto de la angustia en menos de diez minutos, aun cuando se esperaba que el equipo resolviera con relativa tranquilidad el compromiso ante Paraguay.

Desafortunadamente dos de los ídolos más grandes de Colombia fallaron en cada jugada en la que tenían que ser definitivos, primero James: poco claro, lento, resignado y sin ideas, por el otro Ospina, quien había manejado un invicto importante en casa, pero que se vio comprometido en las dos jugadas de gol del visitante, especialmente en el segundo, donde se le vio sin distancia y escaso de comunicación con su línea defensiva.

Nunca es el ideal buscar culpables, sin embargo, ante una debacle de este tipo, es necesario reflexionar y si es necesario bajar del pedestal a una o dos ídolos, que si bien le han dado mucho a la selección, fallaron en uno de los días más importantes para la afición Colombiana.