Universidad de Chile ganó en la agonía y con lo justo
Pese a que Curicó fue el que protagonizó ofensivamente, los laicos resolvieron el lance con un penal de David Pizarro, quien luego erró un segundo.

A Universidad de Chile no le sobró nada en su debut. Pero le alcanzó para vencer por 1 a 0 a Curicó Unido en La Granja, el estadio donde hace de local el conjunto tortero, que comenzó su segunda participación histórica en la primera categoría.

No fue la mejor muestra de fútbol en gran parte por la expulsión doble de Matías Rodríguez y Nelson Rebolledo cuando el reloj indicaba apenas quince minutos. En un balón dividido, el azul reaccionó con un golpe en el estómago del curicano, quien respondió con un manotazo. A Hoyos y a Marcoleta les tocó rearmar sus bloques de juego y las llegadas escasearon. Eso sí, Curicó insinuó mejor ante Johnny Herrera.

El juez Eduardo Gamboa jugó un rol protagónico: desestimó un penal claro de Sebastián Zúñiga y luego le pidió a Alfredo Ábalos -según las palabras del jugador- que no reclamara porque "no le había cobrado un penal a la U". Tenía la consciencia y no hizo justicia.

El artículo sigue a continuación

Sí lo hizo con otros dos penales a favor de los universitarios cuando el partido ya se iba. David Pizarro se frenó con clase y conquistó el primero, pero luego Luis Santelices le adivinó y con su mano izquierda impidió que el marcador fuera más amplio.

El Fantasista le dio una tenencia más efectiva al mediocampo azul y deslumbró con su precisión a la hora de las entregas y las descargas. En la acción que pudo terminar en un eventual dos a cero, metió el balón profundo para Sebastián Ubilla, el infraccionado por dos marcadores tras picar a gran velocidad.

Ganó la U, con más mística que fútbol.

Comentarios ()