Celta 2-2 Barcelona: Empate agónico y polémico en Balaídos
Un gol con el brazo de Iago Aspas rescata un punto para un equipo celeste que mereció más ante un conjunto azulgrana plagado de bajas.

Empate que sabe a poco en el feudo vigués después de que el Celta fuera mejor, una vez más, que su rival catalán. Superioridad en casi todas las facetas del partido, algo que fulminó las acometidas de un Barcelona que pensaba más en la final de Copa que en aplazar, una jornada más, la consecución del título liguero. Dembélé adelantó al equipo de Ernesto Valverde en la primera mitad y Jonny empató al filo del descanso. Alcácer le robó un tanto a Paulinho y Aspas anotó el empate a dos con una mano que no vio nadie sobre el terreno de juego. Sergi Roberto acabó expulsado de roja directa después de haber disputado tan solo 10 minutos en la segunda mitad. Ter Stegen evitó el desastre una vez más.

En un once plagado de jugadores menos habituales en el Barcelona, las claves y el protagonismo radicaban en varias figuras: Ter Stegen, Dembélé y Coutinho. El guardameta, tal como viene haciendo durante toda la temporada, fue vital para evitar una goleada del Celta que casi se antojaba real con las sucesivas llegadas del Celta de Vigo. Perdonó, quizá, demasiadas ocasiones el conjunto de Juan Carlos Unzué. La más clara que sacó el alemán llegó en el minuto 34 después de un remate de Brais Méndez desde el punto de penalti buscando la escuadra. Estirada impresionante del cancerbero que evitó el primero del partido y que, sin duda, enchufó al resto de sus compañeros.

El artículo sigue a continuación

No tardó entonces el Barcelona en adelantarse. Llegó dos minutos más tarde tras un error del Celta en la salida del balón por parte de Jonny. El contragolpe lo lideraron Paulinho y Alcácer, y fue el ariete quien se la dejó a Dembélé en la frontal del área para que, de tremendo disparo cruzado con el empeine, fusile la red de Sergio. Sin embargo, el conjunto vigués no se vino abajo y pudo, antes del descanso, lograr la igualada tras una jugada calcada al gol recibido. Error en la entrega de André Gomes que deja con superioridad al Celta. Maxi Gómez, desde la derecha, consigue poner el pase de la muerte al área pequeña donde Jonny llegó en tareas ofensivas para empujar a la red.

La segunda parte tuvo un guión bastante movidito, tal como ocurrió durante los primeros 45 minutos del choque. Jozabed tuvo la primera clara de este segundo tiempo, pero su remate, cuando estaba completamente solo en el área, la lanzó fuera buscando la colocación cerca del poste. Una de las jugadas más extrañas del partido y, quizá de la temporada, llegó en el segundo gol del Barcelona. El reloj marcaba el minuto 64 cuando una gran jugada de combinación la finalizó Paulinho dentro del área y superó la salida de Sergio pero, Alcácer, tocó el cuero antes de que entrase en la portería y le robó el gol a su compañero. Justo en la jugada anterior, Ernesto Valverde decidió dar entrada a Leo Messi y Sergi Roberto.

Fue el lateral el protagonista de la siguiente acción del encuentro cuando restaban 19 minutos para el final del partido. Iago Aspas se marchó solo con claridad y con el cuero controlado hacia el área de Ter Stegen, y Sergi Roberto, último defensor, le agarró y cometió falta antes de que entrara. Expulsado. El Celta, con superioridad numérica, se vino arriba. El tanto del empate llegó 10 minutos después tras un centro de Emre Mor al primer palo desde la banda izquierda. Ter Stegen despejó y el rechace golpeó en Iago Aspas. El delantero se ayudó con el brazo para mandar el cuero a la red. Un gol ilegal que solo se presenció tras las repeticiones. Sin embargo, el partido llegó a su fin antes de que el Celta pudiera culminar la remontada y deja vivo a un Barcelona que continúa invicto esta temporada. Hoy, gracias a Ter Stegen.

Comentarios ()